El Comercio

El color del regreso

Sofía Rodríguez y Javier Pérez, por la izquierda, brindan muy ilusionados por el nuevo proyecto empresarial que les ha traído a la villa.
Sofía Rodríguez y Javier Pérez, por la izquierda, brindan muy ilusionados por el nuevo proyecto empresarial que les ha traído a la villa.
  • Avilés recupera algunas actividades poco fre-cuentes en estos últimos meses, como exposiciones y conferencias, mientras que otras nunca cesan.

Abrieron las puertas de la flamante bombonería Leonidas el pasado uno de agosto, pero ya se sabe que ese mes es como un salto al vacío, una transición donde medio mundo se paraliza y el otro medio simplemente no está. Recuperado el ritmo del día a día, Sofía Rodríguez y Javier Pérez reunieron a amigos y clientes para brindar por la buena acogida del establecimiento. Vienen de Gijón, trabajaban en la hostelería y por circunstancias de la vida, conocieron al representante de la afamada casa de chocolate belga. Llegó en un momento de cambio, cuando se planteaban dar un giro a sus vidas y no lo dudaron. Cambio de escenario, Avilés les encanta para vivir y trabajar, la relación calidad precio de la propuesta era muy interesante y, por si todo esto fuera poco, encontraron un local que se adaptaba perfectamente a sus necesidades, en un enclave muy de su gusto. Tras mes y medio, levantaron sus copas de cava con la mejor sonrisa rodeados de entregados golosos y allegados. Allí estuvieron José Carlos Gutiérrez, Chistanne Waterschoo, Amadedu Benavente y Viki, con su hija Xana y sus nietos Miguel y Mael, Emilio Menéndez, Maite Lozano, José Ignacio Vega, Sime Guisuraga, Pilar Álvarez Argüelles, María Suárez, Tamara y Lodovi Gutiérrez y Feli, entre otros.

Hablar del papel de la mujer en la historia de la pintura no es fácil, despertar el interés por saber y conocer, huyendo de cualquier rastro de victimismo, mostrando la cara más oculta de la historia es todo un logro, y así lo evidenció Patricia Pérez dentro del ciclo 'Un verano con mucho arte en Avilés', que esta semana tocó a su fin. Una iniciativa que despertó el interés por diferentes prismas del mundo y la historia del arte, que han sido tratados con rigor, originalidad y una cercanía, no siempre habitual en este ámbito, que ha calado entre el numeroso público asistente.

Comienzan de nuevo las exposiciones tras las colectivas y la Sala Octógono lo hace con la obra de Itziar Sánchez, 'Silencio'. Una serie de paisajes, espacios abiertos muy identificables algunos y otros que permiten al espectador situarlos allá donde le lleven recuerdos y sensaciones. Esta es la primera exposición en galería de la joven avilesina que, casualmente, también está en la Feria Nacional de Artistas Cultur3 Club que tiene lugar en el Palacio de Revillagigedo. Durante la animada inauguración acompañó a Itziar otro artista muy unido a Avilés, Guillermo Fernández, flamante ganador con 'Nieve en el bosque', del primer premio del III Concurso Bienal de Pintura Naturalista Picos de Europa que tras un paréntesis de algunos años por la crisis, vuelve con fuerza a la actualidad artística. Estuvieron en la inauguración Samuel Armas, Isabel Castaño, Eduardo Fernández, Francisco y María Jesús Chicharro, Jesús Pérez, Ascensión Sacristán y Carlos Sánchez.

La villa sigue ofreciendo un cartel de conciertos muy amplio y de una calidad reseñable. Las agradables noches de este caluroso mes de septiembre, por lo menos hasta la fecha, han propiciado estas convocatorias que vienen de la mano de la hostelería que se convierte en improvisado escenario o se traslada a algunos de los rincones y plazas más emblemáticos.

Como colofón a los actos que tuvieron lugar con ocasión de la Festividad de la Exaltación de la Cruz, se celebró un vino español en el hotel 40 Nudos al que acudieron numerosos cofrades de Nuestra Señora de la Soledad y de la Santa Vera Cruz además de otros invitados.

Gran noche de poesía y otras artes la vivida con Carlos Guerrero, Luis Larraya, Laira Valdi (Laura Oliveros) y David González como protagonistas. Una convocatoria que sabe a buena conversación y grandes juegos de palabras para un regreso a las veladas llenas de buenos textos.

Miriam, Silvia, Irene, Carmen, Gladys, Valentín, Rosa y Saturnino, durante el vino español.

Miriam, Cova, Jaime, Marina, Cova, María, Claudia, Arancha, Pelayo, Elena Lucía y Esteban, lo más jóvenes.