El Comercio

Rovira, rubio y con ojos azules, en 'El futuro ya no es lo que era'.
Rovira, rubio y con ojos azules, en 'El futuro ya no es lo que era'. / E. C.

«Hasta que no acepté la fama, no empecé a disfrutar»

  • El rostro más taquillero del cine patrio preestrena hoy en el Campoamor 'El futuro ya no es lo que era'. También asistirán el director de la película y el actor José Corbacho

Dani Rovira (Málaga, 1980) pone un ejemplo para explicar cómo el éxito de '8 apellidos vascos' le trastocó la vida: «Salir a surfear por primera vez y coger un tsunami». El actor más taquillero del cine español pagó el precio de la popularidad y puso tierra de por medio, cansado, como tuiteó, «de críticas, desprecios, insultos, acusaciones y decepciones». Ahora regresa. Hoy, a las 20.30 horas, preestrena en el Teatro Campoamor (pasado mañana en todos los cines) 'El futuro ya no es lo que era', donde encarna, junto a Carmen Maura, a un actor metido a futurólogo televisivo. En la premier contará con el director, Pedro Barbero, y con su compañero de reparto José Corbacho.

¿Ha consultado a un futurólogo?

Jamás. Aunque últimamente he escuchado a gente muy cercana a la que le han acertado cosas. No es que no crea, pero solo el 0,1%. También me da un poco de cague, no te voy a engañar.

En tiempos de crisis se disparan los adivinos.

Sí. Tanto por la gente que los demanda como por los que se meten a esto. Dejo de vender fruta y ahora adivino el futuro.

¿Ha desempeñado algún trabajo del que no se sienta orgulloso?

He hecho de todo. He sido animador infantil y he estado en comuniones con 500 niños maquillándolos e inflando globos, un infierno. Todos los trabajos y decisiones de mi vida han hecho que llegue hasta donde estoy. Una vez sustituí a un amigo que vendía aparatos de electroestimulación, de esos que la gente cree que con dos electrodos en la barriga te pones en forma. Como licenciado en Educación Física controlo el tema. Yo cobraba si vendía alguno y a un par de matrimonios que iban a sacar la cartera les dije que no era para ellos. Me quedé sin comisión. Soy mal comercial si no me creo lo que vendo.

'El futuro ya no es lo que era' anticipa su salto a papeles dramáticos. En noviembre llegará '100 metros', donde encarna a un enfermo de esclerosis múltiple.

Fue uno de los motivos de hacerla junto a trabajar con Carmen Maura. Después de '8 apellidos...' solo me llegaban guiones de comedias románticas. En '100 metros' me he sentido a gusto, lo que no quiere decir que huya de la comedia. Parece que hasta que un actor cómico no hace un drama no se le toma en serio. Pero si mañana me ofrecen una de miedo también la hago, ¿eh?

Cuando un actor cómico salta al drama casi siempre lo hace bien.

No sé por qué será. La comedia tiene un código interno que, o tienes la vis cómica, o nada. También quiero pensar que se trabaja.

Hace un par de años me confesaba que de 'El show de Truman' había pasado a vivir en 'Gran Hermano' ¿En qué estado se encuentra?

Ahora me siento en el momento en que Rocky sale a entrenar por su barrio y la gente le saluda de manera amable. '¡Hey, Rocky! ¿Cuándo es tu próxima pelea?'. Ha bajado la espuma y lo vivo con mayor naturalidad. Me he pasado año y medio intentando sacar la cabeza fuera del agua para no ahogarme. La gente se ha tranquilizado y yo he aprendido a reubicarme en la sociedad. Hasta que no acepté la fama, no empecé a disfrutar. Estos últimos seis meses he aprendido a convivir con mis pequeñas fobias y miedos. Demasiado bien para lo que nos pasó.

¿Ha habido una huida?

No he huido, solo doy pasitos atrás. Hasta que llega la promo de una peli, como ahora. Lo que no sea estrictamente necesario, nada. He aprendido a dosificar el grado de exposición.

¿Volverá a presentar los Goya?

No lo sé, acabo de llegar de vacaciones. Tengo pendiente tomarme una tónica fresquita con la Academia y hablar.

Está muy implicado en luchar contra el maltrato animal.

Me subleva. Si a través de mi voz se pueden cambiar cosas y hacer un país más civilizado, siempre estaré al pie del cañón.