El Comercio

Alicia Machado, de la escena de sexo con Fernando Acaso en La Granja a ser el azote de Donald Trump

  • La ex Miss Universo, que hoy en día es activista a favor de la carrera de Hillary Clinton hacia la Casa Blanca, sufrió en 1996 la humillación del multimillonario empresario por engordar tras conseguir la corona de belleza

Corría el año 2005 y no debían de ser buenos tiempos para la que fuera Miss Universo en 1996. Alicia Machado, entonces casi una desconocida en España participaba en La Granja VIP, un 'reality show' que emitió Antena 3 en el que un grupo de famosos tenían que abandonar los lujos de su día a día y sacar adelante aquellas instalaciones agrícolas y ganaderas.

Y allí estaba ella. Una bella venezolana que hoy es conocida por ser la gran protagonista del primer debate a las presidenciales entre Hillary Clinton y Donald Trump, pero que en aquella época buscaba ser conocida en Europa.

  • Alicia Machado, Miss Venezuela en 1995

  • Alicia Machado, la Miss Universo hispana que logró vengarse de Trump

  • Famosas de portada en 'Playboy'

La exmodelo, que hoy tiene 39 años, no quiso desaprovechar la oportunidad que le brindaba una de las principales cadenas nacionales, así que, aunque mantenía una relación con un famoso jugador de béisbol de su país, Bob Abreu, no dudó en tener sexo ante las cámaras con otro de los concursantes. Se trataba del presentador Fernando Acaso, que tampoco atravesaba un buen momento profesional y del que poco más se supo después. El novio de Alicia puso fin a la historia de amor poco después de aquella escena que subió la temperatura y las audencias de la parrilla televisiva española.

En la actualidad, Alicia Machado se ha convertido en activista política a favor de Clinton como revancha por la humillación pública que sufrió por parte de Donald Trump tras ser premiada con el título de Miss Universo, cuya licencia acaba de comprar el multimillonario empresario.

La joven modelo engordó por culpa de los nervios, tal y como ella misma confesó después, y el político no dudó en llamarla «Miss Piggy» (señorita cerdita) y «Miss Housekeeping» (señorita ama de casa). Incluso preparó un plan de adelgazamiento para ella y la puso a hacer ejercicio delante de la prensa.

«Era una especie de circo, una broma que a mí me costó mucho sufrimiento, tuve desórdenes alimenticios, no comía, me veía gorda (...). Es un hombre que no se da cuenta del daño que hace», declaró Alicia.

Tan dolida se sintió que la ex Miss no ha olvidado y, hoy, nacionalizada recientemente como estadounidense, se ha convertido en uno de los rostros famosos a favor de Hillary Clinton como candidata a ocupar la Casa Blanca tras las elecciones del próximo 8 de noviembre.