El Comercio

Talento, excelencia y liderazgo mundial desde la Milla del Conocimiento

La práctica totalidad de la plantilla de TSK se reúne para EL COMERCIO en la parcela de su sede en el Parque Científico.
La práctica totalidad de la plantilla de TSK se reúne para EL COMERCIO en la parcela de su sede en el Parque Científico. / PALOMA UCHA
  • La ingeniería gijonesa TSK desarrolla el 97% de su actividad fuera de España y prevé cerrar 2016 con una cifra de negocio de 860 millones de euros

  • TSK. Llega a su trigésimo aniversario convertida en una de las mayores empresas de ingeniería y construcción industrial en España y reforzando su liderazgo internacional en sectores como energía, handling o infraestructuras eléctricas. Ubicada en la Milla del Conocimiento, afronta los próximo años con «garantía y confianza» gracias a una actividad cada vez más diversificada.

Cumple 30 años desde su constitución en sociedad anónima en plena forma y con una plena diversificación tanto en sectores de actividad como en ámbitos geográficos de actuación, lo que le permite no depender de ningún proyecto o país en particular, blindarse ante los ciclos económicos negativos, y mirar hacia el futuro con «garantía y confianza». TSK es uno de los grandes ejemplos empresariales asturianos que, desde la Milla del Conocimiento -donde fijó su sede en 2008 y estrenó ampliación en 2014-, mira de tú a tú al resto del mundo. Lo hace con el aval de los números: la empresa prevé un cierre de 2016 con una cifra de negocio de 860 millones de euros, tiene una cartera de pedidos actual que ronda los 2.100 millones de euros, una plantilla que se acerca a los 900 empleados, y presencia internacional en 40 países -el 97% de la actividad la desarrolla fuera de España, con proyectos en cuatro continentes-.

La compañía gijonesa no solo ha sabido mantener su nivel durante los años de crisis, sino que además se ha consolidado como una de las empresas en el sector de la ingeniería y los proyectos industriales. En este afianzamiento ha tenido la 'culpa' esa más que notable actividad internacional, pero también la variedad y cada vez mayor complejidad de los proyectos desarrollados. Un trabajo que le ha supuesto un puesto sólido en el mercado, que le permite codearse con las grandes compañías multinacionales.

El primer trimestre de 2016 ha permitido reforzar expectativas. En ese periodo la empresa ha culminado con éxito la puesta en marcha de una serie de proyectos en Sudáfrica, Marruecos, México, Brasil, Bolivia, Egipto, Arabia Saudí, Colombia o Nicaragua. Todos ellos realizados bajo la modalidad de 'llave en mano'. ¿En qué consiste? En que el grupo aporta desde la ingeniería a la puesta en marcha pasando por la gestión del proyecto y el montaje.

Especialización

Precisamente en este ámbito de 'llave en mano', TSK se ha posicionado en los últimos años como uno de los principales contratistas en el sector de la energía, tanto convencional como renovable. Así, el grupo gijonés tiene una dilatada experiencia en el desarrollo de centrales de generación eléctrica con tecnologías de ciclo abierto, cogeneración, parques eólicos o centrales hidráulicas y plantas de biomasa. La suma de su participación en estos diferentes proyectos supera los 10.000 megavatios instalados.

Un ejemplo de la aportación de las filiales que TSK reparte por el mundo está en la ingeniería alemana Flagsol, adquirida en 2013, pionera en el diseño y construcción de plantas de energía termosolar y fotovoltaica, cuya actividad convierte al grupo asturiano en líder en ese sector. Flagsol ha ejecutado, además la primera planta híbrida del mundo, que combina energía solar con un ciclo combinado de gas. Esa central de Kuraymat, en Egipto, tiene un potencial total de 150 megavatios, y puede funcionar sin interrupción ya que con el suministro de electricidad se produce las 24 horas al día, los siete días de la semana.

Esta tecnología es la que permite a TSK colocarse en posición ventajosa para poder competir en los «ambiciosos planes de energía solar» anunciados en país como Arabia Saudí -donde está previsto construir 30.000 MW hasta el año 2030-, o en Kuwait, Marruecos, Omán, Qatar, o Emiratos Árabes. En ellos tiene la vista puesta la ingeniería gijonesa para continuar su ya de por si consolidada expansión mundial. Una internacionalización que, como aseguraba su presidente, Sabino García Vallina -nombrado este 2016 como 'Ingeniero del Año' en Asturias-, permite «contrarrestar el incremento de la competencia nacional, aumentar la presencia en sectores estratégicos y reducir riesgos».

La última de las adquisición del Grupo TSK fue Intecsa Oil&Gas, incorporada el pasado mes de junio, que permite extender la ejecución de esos 'llave en mano' hasta el sector del gas, área en la que no tenía presencia debido, aseguran, «a las complejas barreras de entrada existentes para acceder a los clientes petroleros y gasistas». Pero, como queda demostrado, TSK sigue saltándoselas aplicando la principal receta de futuro de su presidente: «Seguir adquiriendo conocimiento en los sectores en los que estamos y, sobre todo, en los que no».

El corto y medio plazo está cargado trabajo. Actualmente se encuentran en ejecución ciclos combinados en Bolivia y Bangladesh; planta termosolares en Kuwait e Israel, y fotovoltaicas en Dubai, Jordania y El Salvador. Asimismo desarrolla la terminal portuaria de Aqaba, Jordania.

TSK seguirá triunfando en la Champions, de donde no se baja, gracias a un ADN que se sustenta en «el talento, el I+D+i, la excelencia y la flexibilidad».