El Comercio

La periodista Virginia Díaz.
La periodista Virginia Díaz. / JOSEP ECHABURU

Una presentadora de hierro y cromo

  • Gracias a su programa en La Sexta consigue situarse en el centro de cientos de comentarios en Twitter, ese gran sofá colectivo en el que nos sentamos para ver la tele en compañía

Si hubiese que coronar a una mujer como reina del 'trending topic' del domingo noche posiblemente la primera persona que a los espectadores les venga a la cabeza sería Ana Pastor. Y es lógico. Gracias a su programa en La Sexta consigue situarse en el centro de cientos de comentarios en Twitter, ese gran sofá colectivo en el que nos sentamos para ver la tele en compañía. Hay sin embargo una reina en la sombra que esa misma noche también reúne a un buen número de súbditos en la red social, que le dedican 140 caracteres y los que haga falta. Es Virginia Díaz, la reina de hierro y cromo.

Pastor fija su objetivo en la política; Díaz, en la música. Pastor huye de mítines y eslóganes; Díaz, sin embargo, recupera toda clase de singles y jingles. Pastor tira de hemeroteca, mientras que Díaz tira de archivo. Propongo un 'crossover' entre ambos espacios dominicales. Auguro que puede arrojar resultados sorprendentes.

Como las audiencias mandan, el reinado de Díaz pasa más inadvertido. Pero cuidado con sus dragones, que puede dar mucha batalla. Su carrera profesional está ligada a Radio Nacional de España (RNE) y, en especial a Radio 3, donde ha estado al frente de programas emblemáticos como 'Música es... 3' o el actual '180 Grados', donde comparte «esas canciones que nos hacen levantarnos de la silla», según ella misma define. Lo ha compaginado con 'Los Conciertos de Radio 3', de los que es subdirectora, y con 'Cachitos de hierro y cromo', que presenta.

¿Queda alguien que todavía no sepa qué es 'Cachitos'? Quien sea no tiene perdón. Es uno de esos rincones que nos recuerda cómo la pequeña-mediana pantalla también da cabida a propuestas cargadas de talento y buen gusto. Un programa de estas características sólo se puede realizar en RTVE, que dispone de un impresionante legado sonoro en forma de actuaciones en plató de magacines como 'Aplauso', 'Galas del Sábado', 'Mapa Sonoro', 'Zona Franca' o 'Los Conciertos de Radio 3'. Conviene recordar que los espacios musicales son esas propuestas en vías de extinción, que en la actualidad apenas encuentran acomodo en las programaciones. De seguir así, 'Cachitos' en el futuro se quedará sin material con el que nutrirse.

El proyecto de La 2 propone cada semana ediciones únicas con temáticas transversales en la que se recurre a «artistas y especímenes» para crear un producto didáctico y divertido. La doble D. Para esta noche, por ejemplo, han cocinado una masterclass con una selección de bailes que han quedado para la posteridad en el archivo de TVE. Habrá espacio para la Macarena, la 'yenka' o 'El baile del gorila'. Todo ello cubierto con un envoltorio que disimula cualquier viso de caspa. La semana pasada se dedicaron a buscar las primeras veces frente a una cámara de artistas consagrados. Sintonías de cabecera, versiones o canciones que hablan de canciones han sido otros argumentos propuestos. Nunca la misma música fue tan bien reutilizada.

Disco de Radio Futura

Para manejar este buque había que colocar como conductora a alguien que tuviese pasión por este arte. Y eso nadie se lo puede discutir a Díaz. Dice que desde que tuvo uso de razón adora la música. Hay una anécdota que ha contado en varias ocasiones y que sirve para fijar su despertar en este ámbito: «A los doce años tuve mi primer disco, que fue 'La Canción De Juan Perro' de Radio Futura porque me parecía una de las bandas más importantes de nuestro país. A partir de ahí es cuando yo tomé conciencia de lo que era comprar discos, pensar en los conciertos a los que quería ir y la música que me interesaba». Se declara fan de Pearl Jam, de The Sunday Drivers y de Arcade Fire, entre otras formaciones. Mal gusto, desde luego, no tiene.

Su vocación periodística le conducía hacia la prensa escrita, pero la radio se cruzó en su camino. Y hubo flechazo. El suyo es un matrimonio duradero, de esos que casi no quedan. Hizo el máster de Radio Nacional de España y para las prácticas cayó en la sección de Sociedad. No debió de hacerlo mal porque consiguió un contrato que la condujo al área de Nacional. Y salió ilesa en su búsqueda de declaraciones en los alrededores del Congreso. Más tarde se topó con la música y consiguió esa utopía de unir su profesión y su afición. Ese enlace le ha permitido asomarse a la tele en un papel secundario pero no por ello con menos brillo.