El Comercio

Canciones que son literatura

Todos los músicos en el escenario interpretaron una versión de Bob Dylan como bis final.
Todos los músicos en el escenario interpretaron una versión de Bob Dylan como bis final. / IVÁN MARTÍNEZ/FPA
  • El universo estadounidense que ha retratado Richard Ford en sus libros sonó en las antiguas cocheras del Fontán de la mano de los músicos asturianos liderados por Pablo Moro

Un Ford Mustang rojo con un lettering luminoso daba la bienvenida en el exterior a los 200 afortunados que tenían localidad en las antiguas cocheras del Fontán para gozar de un viaje sonoro por la literatura de Richard Ford. En el interior, sofás y butacas para propiciar comodidad y magia mientras la banda recibe con un rock and roll instrumental.

La ambientación fue de lujo, incluido el típico 'Welcome that's show' del inicio y las proyecciones de vídeo de imágenes americanas, que adornaron todo el 'road trip' homenaje al Princesa de las Letras Richard Ford con la firma de varios músicos asturianos de la escena rock e independiente que se sirvieron de sus textos como fuente de inspiración. Con el cantautor Pablo Moro como maestro de ceremonias - «Sentíos libres, esto es básicamente un concierto de rock and roll», dijo-, ofrecieron a los asistentes versiones o títulos propios, desde los que acercarse al universo literario de Ford. Porque, como se encargó de recordar Moro, música y literatura van de la mano y recogen historias de «gente como nosotros, moderadamente feliz».

Pablo Moro habló y cantó. Fue él quien se encargó de cerrar el concierto con el 'Thunder Road' de Bruce Springsteen, justo antes de que, ya con el público en pie y bailando, sonará el bis final, 'Like a Rolling Stone' de Bob Dylan, que, la actualidad manda, estuvo presente con su polémico Nobel en un acto que unía precisamente música y letras. De hecho, Jorge Otero, de los Stormy Mondays, que optaron por un tema propio, 'Talking in my Sleep', confesó no conocer la obra de Ford pero sí dijo tener clara una cosa: «Las canciones son literatura».

El repertorio musical fue ecléctico. Alberto&García viajaron al Norte, al Canadá que da título a una de las grandes novelas de Ford, para ponerle voz y sonido a 'The Weight', de The Band. Alexandra in Grey, pese a la afonía, quiso estar allí para transitar idénticos territorios geográficos e interpretar una canción propia, 'Canadá', compuesta tras la lectura de la mítica novela.

Con Álvaro Bárcena a la guitarra, Jacobo de Miguel a los teclados, Javi Méndez al bajo y Willón de Calle, a la batería, como banda base, el concierto transitó por los caminos trillados por Jackson Browne con la voz de Alfredo González, que interpretó en castellano 'For Every Man', antes de que los gijoneses de Elle Belga hicieran sonar 'Ahora', un tema de su nuevo álbum. Fee Reega optó por versionar 'The Boxer' de Simon& Garfunkel. Otro músico americano, Chis Isaak, se hizo presente con Igor Paskual como alter ego, que tocó 'Blue Hotel'. Hubo un estadounidense en el escenario, Michael Lee Wolf, afincado desde hace décadas en Asturias que interpretó un tema propio junto a Puri Penín, 'Last Boxcar Song'. Nacho Álvarez y el Cuarteto Bendición se marcaron una versión en español del 'Jersey Girl' de Tom Waits en una noche en la que Asturias se fue de viaje a Norteamérica.