El Comercio

A propósito del triunfo

Íñigo Martínez, Adrián Lorenzo, Jorge García, David González, Pelayo Quirós y Héctor Casal; sentados, Nacho Álvarez y Rubén Freile, con los pañuelos de 'Gijón de Sidra' en El Otru Mallu.
Íñigo Martínez, Adrián Lorenzo, Jorge García, David González, Pelayo Quirós y Héctor Casal; sentados, Nacho Álvarez y Rubén Freile, con los pañuelos de 'Gijón de Sidra' en El Otru Mallu.
  • La Peña Taurina Astur premia a los hermanos Adame por su actuación en la Feria de Begoña 2016 y una comida pone fin al torneo de verano de juegos de mesa en El Faro del Piles

La Peña Taurina Astur hizo entrega de los trofeos de la Feria Begoña 2016 correspondientes a su XXVII edición.

Su presidente, Dioni Montero, resumió en su alocución lo que al entender de los asociados fue lo mejor y peor de la cita begoñina, centrándose en las destacadas faenas de los hermanos Adame, toreros mexicanos premiados en esta ocasión. Joselito Adame, el mayor de ambos espadas, acudió a recoger los galardones en compañía de su banderillero Fernando Sánchez. El suyo, como torero revelación, y el del menor, Luis David Adame, como mejor novillero.

En el evento, que tuvo lugar en el restaurante-sidrería Poniente, estuvieron representadas las peñas José Tomás, Miguel Ángel Perera, Julio Robles y Javier Castaño, contándose con la presencia de la presidenta de la Federación Taurina del Principado, Maritina Medio, y del empresario de la plaza de El Bibio, Carlos Zúñiga.

Un nutrido grupo de señoras, aficionadas a los juegos de mesa y que el resto del año tienen en el Club de Regatas, el CHAS y la Asociación de Amas de Casa sus centros neurálgicos, aprovechan los meses de verano para reunirse en el restaurante El Faro del Piles y seguir así con sus campeonatos. Son ya varias ediciones y allí acuden dos veces por semana a comer y pasar la tarde jugando, bajo la supervisión de Taita, encargada de coordinar los encuentros. Con la llegada de octubre y vestidas de blanco han dicho adiós a los mismos con idéntico entusiasmo con que encaran ya la temporada de invierno, próxima a iniciarse.

Hasta la capital riojana y en devolución a la visita que varios bodegueros realizan a Gijón cada verano, se trasladó un grupo de empresarios a los que les une, principalmente, su afición al golf. Deporte al que jugaron (adjudicándose los correspondientes trofeos David García Fernández, director adjunto de Adober, y Manuel Moreno Vázquez) y que combinaron, debidamente, con las visitas a las bodegas Ysios y Azpilicueta y a afamados restaurantes de la tierra.

En otro orden de cosas, la empresaria asturiana Ana Morales continúa con la expansión de su negocio Hascot Kids, especializado en elementos para la decoración de fiestas, bodas y eventos infantiles. Abrió la primera tienda en Oviedo en 2010 y enseguida se propuso convertirla en franquicia. Con la de Gijón, que se acaba de inaugurar, ya son cuatro y están en marcha otras dos.

En la fiesta de presentación hubo barra de cócteles de la que se encargó su marido, el fotógrafo Carlos López-Polín; un pack de regalo con tarjetas descuento; sorteos... La propia invitación fue una acuarela pintada por su madre, Mari Paz Álvarez-Hevia, y entre sus intenciones figura la de trabajar con proveedores asturianos y ayudar a jóvenes diseñadores de la región vendiendo sus productos. Entre los asistentes se encontraban el matrimonio formado por la abogada Susana Fernández y Ramón Vanriet, de la empresa Centrofranquicias; María Cañal, que se encargará de impartir talleres temáticos, y Eva García y María Palacios, asesoras de eventos.

Otra celebración a destacar en el ámbito comercial fue la del primer aniversario de la tienda de moda y complementos Cowper Hall. Un día para las felicitaciones y los brindis con su propietaria, Aida Palacios Meñaca, que recibió la visita de amigas y clientas con ganas de descubrir el anticipo de temporada.

Y hablando de ganas, de sobra quedaron de manifiesto las de cientos de gijoneses y foráneos por disfrutar del certamen Gijón de Sidra. La cita, ya asentada como referente turístico y gastronómico, sigue batiendo récords y llenando la ciudad de pañuelos verdes. A que con la cultura pase lo mismo y mueva masas aspiran el profesor universitario Eduardo González y el abogado Álvaro Camacho cuando reclaman, junto a su grupo de amigos, más eventos como los que se organizan, de forma gratuita, con motivo de los Premios Princesa de Asturias. Ellos, que no fallan , ya han pasado por el Arango, encantados, además, con su reapertura.