El Comercio

Linajes y valores

Juan Antonio Irbizi de Arín, los duques de Maqueda y José María Martín-Abad y Álvarez de Miranda.
Juan Antonio Irbizi de Arín, los duques de Maqueda y José María Martín-Abad y Álvarez de Miranda. / ALFONSO
  • El Cuerpo de la Nobleza del Principado entrega sus distinciones y el Albéniz se llena en apoyo de La Casa de la Vida y su lucha contra el cáncer de mama

No tienen nada que ver con los Premios Princesa de Asturias ni con su fundación pero casi coinciden en el tiempo de entrega pues sólo una semana separa su ceremonia. También en la misma ciudad, ya que es en Oviedo donde el Cuerpo de la Nobleza del Principado de Asturias celebra el acto de imposición de medallas corporativas a los nuevos Caballeros y Damas y hace entrega de sus premios a destacadas figuras e instituciones. Y, asimismo, con un representante de la misma dinastía en la presidencia al ser Francisco de Borbón, duque de Sevilla y Grande de España -primo del rey emérito Juan Carlos I-, consejero magistral de dicho cuerpo de nobles.

El protocolo manda y, entre chaqués, trajes de gala y uniformes de órdenes civiles y militares, se desarrolló la cita en dos partes bien diferenciadas. La primera, en la iglesia de San Tirso el Real, donde tuvo lugar la jura y la misa solemne; la segunda, en el Club de Tenis de Oviedo, donde, en los prolegómenos de una cena, se hicieron entrega de los premios: el 'Carreño-Miranda', a las Artes, que recayó en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía y que fue recogido por Michaux Miranda y Fátima Morales, miembros de su equipo de gestión; 'Conde de Latores', a la Labor Humanitaria, para la Fundación Mapfre, recogido por su director general , Julio Domingo Souto; 'Conde de Campomanes', en Economía, que fue a manos de Andrés Holzer Neumann, presidente del grupo industrial Omega y vicepresidente de Dufry; y el 'Trelles-Villademoros', a la Labor Cultural, para el tenor Plácido Domingo, que excusó su presencia al coincidir con un concierto en Los Ángeles.

El legado histórico y cultural de la legendaria nobleza astur y los altos valores que representa subyacen en la labor de este cuerpo que tiene entre sus afiliados a miembros de casas reales y personalidades tanto por linaje de sangre como por méritos acreditados. Son sus coordinadores Manuel Ruiz de Bucesta y Álvarez, como canciller; Manuel Rodríguez de Maribona y Dávila, como presidente-delegado en Madrid; y Ángel Bueres y Fernández de Santa Eulalia, como fiscal.

Los tres, junto a Francisco de Borbón, ejercieron como regidores del acto que contó, entre los invitados de rango militar, con el delegado de Defensa de Asturias, coronel Vicente Bravo; el jefe del Regimiento Príncipe, Raimundo Rodríguez; el de la Guardia Civil, Francisco Javier Albiñana; y el también coronel Julián Agudo, en representación de la Real y Militar Orden de San Fernando y San Hermenegildo. Con ellos, Gustavo de Noboa, ex presidente de la República de Ecuador; Carla María Rodríguez Mancia, embajadora de Guatemala; los duques de Maqueda; el conde de Cabra; los condes de Carrión de Calatrava; los marqueses de Torre-Alta; y los marqueses de Valladares, entre otros.

La lucha contra el cáncer de mama también se hizo visible a lo largo de estos días, teniendo en el desfile que organiza La Casa de la Vida en la sala Albéniz su punto culminante. Hubo lleno para ver desfilar y bailar a estas mujeres que, no dejándose vencer por la enfermedad, contagian vitalidad y buen humor, siempre con los brazos abiertos para recibir a cualquiera que lo necesite y agradecidas por el apoyo que se les presta. Desde Carmen Gainza y Áurea, que dirigen la casa, pasando por el doctor Vizoso y sus colaboradoras Sandra Cid y Noemí Eiro, hasta los directivos de la Fundación Lions Club, Luis Fernández y Tasio del Reguero, que presentaron la furgoneta que prestará servicio a la casa a medias con la oenegé 'Ningún niño sin cenar'; la psicóloga Cristina Moutas; y la profesora de baile Marián Alonso, que recibió un homenaje sorpresa y que tuvo en Álex a un coreógrafo perfecto.

Los periodistas Rocío Menéndez Traba y Juan Carlos Cuesta fueron los encargados de presentar el desfile, que contó con la colaboración de doscientas firmas en esta su octava edición y que fue coordinado por Covi Magarzo.

De fiesta ha estado, asimismo, la Casa de León en Asturias. Honrando a sus patronos la Virgen del Camino y San Froilán y animando a todos los socios a participar en el programa de actividades elaborado por la junta directiva que preside Santiago Álvarez Seara. De hecho, hoy es uno de sus días grandes con el desfile de pendones de los pueblos de León por el Muro de San Lorenzo y la comida de hermandad a celebrar en el hotel Begoña Park, tras haber correspondido a la Agrupación Artística Gijonesa el honor de inaugurar la semana. Por el medio, conciertos de la Banda de Música local, de la Sonatina Gijonesa y de la Coral 'Aires del Camino'; liguillas de brisca, dominó, tute y mus; y un pregón, seguido de pincheo, a cargo de Lorena Pérez Correa, directora comercial de Cope Asturias.

El que batió todos los records y por amplio margen fue el certamen 'Gijón de Sidra' -que organiza la empresa Fenicia- para alegría de los más de cuarenta llagareros y hosteleros que tomaron parte. Más aún para los premiados que, en buena armonía, pasaron directamente a celebrarlo.