El Comercio

Isabel Pantoja: a cinco días de la libertad

La tonadillera, abandonando la prisión el pasado 2 de marzo. Desde entonces, ha disfrutado de libertad condicional.
La tonadillera, abandonando la prisión el pasado 2 de marzo. Desde entonces, ha disfrutado de libertad condicional. / EFE
  • El viernes la tonadillera habrá cumplido con la justicia y podrá volver a empezar. Su vuelta a los escenarios ya está preparada

Isabel Pantoja está a un paso de volver a ser una mujer libre. El próximo viernes, día 28, la tonadillera habrá pagado su deuda con la justicia (que no con Hacienda), podrá retomar su carrera e incluso comenzar a pensar en hacer alguna que otra gira fuera de España.

La ex de Julián Muñoz entró en la cárcel de mujeres de Alcalá de Guadaíra (Sevilla) para cumplir una pena de dos años por blanqueo de capitales el 21 de noviembre de 2014. Allí, mientras su legión de seguidores lloraba su encierro y otra media España tenía la sensación de que por fin se había hecho justicia, estuvo encerrada hasta que el pasado 2 de marzo pudo comenzar a disfrutar de libertad condicional. Meses en los que apenas se la ha visto fuera de Cantora, la casa de 500 hectáreas situada entre Barbate y Medina Sidonia en la que ha pasado buena parte de su vida desde su boda con Paquirri.

De que las cosas están cambiando y la cantante ha aprovechado esa suerte de retiro espiritual para coger fuerzas después de haber tenido que pasar meses y meses en prisión, da idea la alegría con la que participó hace solo unas semanas en la boda de su hijo Kiko. Además de posar pletórica para una exclusiva -que seguro ayudará a aliviar al menos una parte de sus problemas-, cantó para los 325 invitados de su primogénito y anunció el inminente fin de su mala racha.

Desde luego, va a ser complicado que las cosas empeoren, aunque a Isabel aún le quedan otras deudas por saldar si realmente quiere tener la fiesta en paz. Cuando la cantante, que hasta el próximo viernes seguirá controlada por los servicios sociales penitenciarios de Jerez de la Frontera, entró en la cárcel, la Audiencia de Málaga le impuso una multa de 1.140.000 euros. Esa deuda ya está extinguida, pero no la que tiene con Hacienda, a quien debe nada menos que 1.800.000. Teniendo en cuenta que los bienes que le quedan están embargados, está claro que Isabel recobrará la libertad al mismo tiempo que las ganas de trabajar.

Ya hay quien dice que la vuelta a los escenarios de la mano de Universal Music está ultimada y que su caché no bajará de 50.000 euros. Hay que ir haciendo caja.