El Comercio

¡Puente a la vista!

Maxi, agachado, protagonista de una fiesta donde la música tuvo un papel importante así como las muestras de afecto.
Maxi, agachado, protagonista de una fiesta donde la música tuvo un papel importante así como las muestras de afecto.
  • La sorpresa ha sido la tónica de una semana especial por la festividad que se avecina y por el cambio de hora. ¡Qué no cesen las celebraciones!

Fiesta sorpresa para celebrar el cambio de dígito de Ángela Martínez, perfectamente orquestada por su marido Manuel Sandoval, con la complicidad de sus hijos Manu e Isabel. El plan, en teoría, era disfrutar de una cena familiar en el Pasarela Niemeyer y cuál no sería su sorpresa cuando se encontró con la felicitación de familiares y amigos. La velada tuvo momentos muy emotivos como el primer encuentro y, posteriormente, durante una proyección con fotos de estos años. Entre los asistentes, Javier e Isabel, Silvius, Sandra, Nacho, Mauro, Juan, Belén, Vanessa, Diego, Virginia, Jorge, Sofía y Juanma.

Optimista, con una sonrisa permanente y una pasión por enseñar que la ha dado energía para estos dieciocho años en la Escuela de Artes y Oficios, María Antonia López se va entre el cariño y el agradecimiento de los muchísimos alumnos que han pasado por sus clases para descubrir el arte de expresar a través de los pinceles. Ella mejor que nadie les conoce y sabe de su andar. En una noche muy especial en el hotel 40 Nudos, organizada en secreto, se reunieron en torno a una mesa para disfrutar fuera de las aulas de una celebración para recordar. Feliz y encantada con el momento, la sorpresa se tornó en verdadera emoción cuando proyectaron un vídeo de todos estos años. Tantos compañeros, los que se fueron para siempre, los que siguieron diferentes caminos y los que aún estaban cerca. A veces mirar atrás duele pero también llena de orgullo. Allí estuvieron, Álvaro, Lina, Lola Bocanegra, Antonio Villarón, Guiomar, Eva Prieto, Jose Antonio Lagares, María Luisa, María Amor León y Eloy

También fue una sorpresa, aunque esta vez le pilló en el lugar de trabajo. Manuel Enjuto se encontraba dando una clase cuando de repente un corte de luz dió paso a una especial comitiva con tarta incluida.

Allí estaban todos cantando y felicitando al sorprendido protagonista. A partir de ahí, se sumaron amigos y compañeros como, Pablo Castañón, Amador Gamez, Jorge Álvarez, Ángel Menéndez, David Domínguez, Alicia Marinero, Diego García, Leticia Marinero y Cora Pérez.

Que Isabel Marina ama la poesía es un hecho evidente nada más conocerla. Sentimientos a flor de piel y esa sensibilidad que se transmite con la mirada son responsables de los poemas que encierra su libro "Acero en los labios". La primera publicación de esta avilesina se presentó en Oviedo de la mano de Jose Luis García Martín, con una importante presencia de amigos y familiares desplazados desde la villa.

Volvemos al apartado sorpresa, porque la protagonizada por Maximino González, 'Maxi', para todos, fue importante, de las que provocan emociones e incluso alguna lágrima furtiva. Un nutrido grupo de amigos acompañaron a quien, máquina en mano, no pierde acto, sea del tipo que sea. No faltó la música, Capitán Cavernícola se subió al escenario y a la mente de Maxi llegaron recuerdos de hace muchos años, cuando los caños de Rivero dieron vino, de la primera vez que les vió tocar. Aún no se llamaban así pero ya apuntaban maneras. El tiempo pasa pero en algunos casos, cuanto bueno ha traído.

La Cofradía La Buena Mesa de La Mar celebró la entrega de los galardones "Cucharón del Buen Guiso Marinero" y lo hizo en el transcurso de una elegante y solemne cena que reunió a numerosos asistentes. en el restaurante Real Balneario de Salinas.

El Centro de Masaje Terapéutico de Alejandra Redondo, orientado a la salud, fue escenario de una concurrida inauguración donde amigos y familiares expresaron sus mejores deseos ante el nuevo camino.

El torneo de Judo Villa de Avilés, llenó una edición más la villa de judokas procedentes de todos los puntos del país y también de fuera. Una celebración que cada año nos convierte en epicentro de este deporte, imposible no darse cuenta de su celebración.

Alejandra Redondo, agachada en el centro, durante la inauguración del centro que lleva su nombre.

Sorpresa para Manuel Enjuto, protagonista de una fiesta que continuó una vez fuera del tatami.