El Comercio

LOLES LEÓN

Hace doce años la caída de Loles León por la ventana del patio de 'Aquí no hay quien viva' causó tanta conmoción entre los seguidores de la serie como la que provocó el disparo contra JR en 'Dallas', salvando las distancias. Que son muchas. La ficción sobre los vecinos lograba audiencias millonarias y el personaje de Paloma era uno de los favoritos de los espectadores. Pero a los guionistas no les tembló el pulso cuando tuvieron que arrojarla por el deslunado después de no llegar a un acuerdo económico con la actriz. Ahora Loles ha vuelto a reunirse con sus antiguos vecinos en un edificio diferente, el de 'La que se avecina', donde da vida a Menchu. Sólo ha participado en dos capítulos, pero ya se ha hecho un hueco en la Comunidad de Montepinar. Si hay unos guionistas que le tienen tomada la medida a la intérprete esos son Alberto Caballero y su equipo. Saben buscarle su vena más grotesca y desde luego encaja como un guante en el universo de 'La que se avecina'. Ella entra en el juego y no tiene ningún problema en mostrarse ordinaria, estrafalaria o soez si el guión lo pide. Los fans de ambas series han asistido además a no pocos 'déjà vus' con sus intervenciones, sobre todo si se asoma a un balcón o cuando comparte secuencia con José Luis Gil (que antes fue su esposo y ahora apunta a que van a ser algo más que amigos). La llegada de la actriz ha sido un acierto. Lástima que Menchu no vaya a coincidir con Estela Reynolds. Nos depararían grandes encontronazos. A ver si se anima Antonia San Juan.

Se da la circunstancia de que Loles es además una de las concursantes del 'MasterChef' de famosos, donde también está regalando divertidos momentos, sobre todo en sus dimes y diretes con Fernando Tejero. Es natural y eso se nota. No escatima a la hora de mostrar temperamento o de jugar con la ironía ante las distintas situaciones que plantea el programa. Y sobre todo se agradece su espontaneidad. El otro día el jurado puso a caer de un burro a Fonsi Nieto y a María del Monte. Al volver junto a sus compañeros, Loles les felicitó. «¿Por qué?», dijo el piloto. «No sé, por venir de allí para aquí», respondió León para romper la tensión. Enorme.