El Comercio

Un 'Revolver' con medio siglo

Un 'Revolver' con medio siglo
  • Hoy se presenta en Asturias un libro dedicado al álbum de los Beatles de 1966

Un libro entero y verdadero dedicado a un disco de música pop. De eso va ‘Revolver, el disco de los Beatles que revolucionó el rock’. De diseccionar C por B el álbum, con la ayuda de destacados músicos españoles. Tantos como las 14 canciones que contiene una obra que en 2016 ha cumplido cincuenta años en un extraordinario estado de salud.

El volumen será presentado hoy y mañana en Asturias por todo lo alto: a las ocho y media de esta tarde, en la sala La Salvaje, de Oviedo, y a las nueve y media de la noche de mañana, en el Toma 3, de Gijón. En ambos casos, con presencia del autor y de Jorge ‘Ilegal’ Martínez, que colabora en el libro. Y, en ambos casos, tras un coloquio inicial, músicos asturianos interpretarán temas de los Beatles.

El autor, Tito Lesende, periodista musical con larga actividad en radio y prensa escrita, justifica la elección en la atracción casi magnética que sigue ejerciendo, especialmente entre los propios profesionales de la música, una obra que marcó un final y un principio en la carrera de los Beatles.

Con ‘Revolver’ nada volvió a ser igual: en primer lugar, porque en 1966 los de Liverpool dejaron de actuar en directo y se concentraron en unas labores de grabación que cambiarían para siempre el curso de la música popular.

Y, sobre todo, porque si en su anterior álbum , ‘Rubber soul’, los Beatles ya anticipaban que se estaban alejando a velocidad vertiginosa del pop sencillo y magistral que habían despachado hasta ese momento para hacer música mucho más ambiciosa, con ‘Revolver’ soltaron amarras definitivamente.

El contexto histórico en que se grabó ‘Revolver’ y las originales técnicas de estudio utilizadas en esas canciones (estas últimas, cortesía de Juan de Dios Martín) centran las primeras páginas del libro de Lesende.

Los Beatles todavía andaban de gira por medio mundo, aunque hacia tiempo que estaban más que hartos. El rugido de los fans ahogaba su música (apenas podían escucharse a sí mismos sobre el escenario) y su popularidad les jugaba malas pasadas: las iras de los ultraconservadores estadounidenses, después de que Lennon proclamara que «los Beatles son más grandes que Jesucristo», la casi dramática salida de Filipinas, después de negarse a acudir a una cena con Imelda Marcos...

En agosto de 1966, con ‘Revolver’ ya en la calle, los ‘fab four’ darían su último concierto en San Francisco. A final de ese año volverían al estudio para grabar ‘Sgt. Peppers’s’. Bueno, eso es ya otra historia.

El malo de la película

‘Revolver’ fue producido, como la práctica totalidad de discos del cuarteto, por George Martin, pero el álbum supone la consolidación de otro personaje crucial en la carrera del grupo: el jovencísimo Geoff Emerick.

Ya había oficiado como ayudante en grabaciones anteriores, pero esta vez asumió el papel de ingeniero y dio alas a las ansias de experimentación de Lennon, McCartney, Harrison y Starr: guitarras grabadas al revés, decenas de loops de cinta con los más disparatados sonidos, micros colocados en lugares poco convencionales.... Unas formas de grabar nuevas que con el paso del tiempo se convertirían casi en norma.

Evidentemente, la parte del león del libro se la llevan las conversaciones con los músicos. Entre otros, Miguel Ríos (‘Eleanor Rigby’), Leiva (‘She said, she said’), Mikel Erentxun (‘For no one’), Enrique Bunbury (‘Tomorrow never knows’), o el asturiano Jorge Martínez (‘Doctor Robert’). Cada uno de ellos explica el por qué de elegir esa canción, así como la influencia que han representado los Beatles en su propia carrera, las dificultades técnicas a la hora de versionear esos temas en cuestión o jugosas anécdotas relacionadas con ellos.

Yun asunto a destacar nada baladí: la amplia coincidencia de los músicos en asignar el papel de mayor peso, al menos musical, a Paul McCartney, otrora el malo de la película Beatle, frente a unLennon siempre idealizado.