El Comercio

Un pionero versionado por todas las grandes estrellas del rock

Una de las maneras de conocer a Chuck Berry, sobre todo para las generaciones más jóvenes, fueron las múltiples versiones de sus canciones hechas por grupos tan grandes como los Rolling Stones o los Beatles, que aprovecharon en sus inicios los temas del músico norteamericano para impulsar sus carreras.

Mick Jagger fue uno de los primeros en agradecer ayer la inspiración de Berry, que «nos ha marcado por dentro para siempre». En el transcurso de su carrera, los Rolling frecuentemente versionaron la música de Chuck Berry, sobre todo en unos inicios marcados con los sonidos blues, rock and roll y rhythm and blues. Fue el caso de su primer single 'Come On' en 1963, un tema de Chuck Berry. Los Stones también grabaron otros éxitos suyos como 'Around and Around', 'Carol' y 'Little Queenie'.

Los Beatles versionaron quince canciones de Chuck Berry, entre ellas 'Roll over Beethoven', 'Sweet Little Sixteen' y 'Johnny B.Goode'. La influencia de la música de Chuck Berry en los primeros pasos de los Beatles fue decisiva. En sus orígenes, la banda hizo dos versiones de estudio de canciones de Berry: 'Rock and Roll Music' y 'Roll over Beethoven'. John Lennon llego a decir que si hubiera que «ponerle otro nombre al rock 'n' roll habría que llamarlo Chuck Berry».

Pero otros músicos versionaron canciones Berry: los Yarbids, con Eric Clapton a la guitarra en Monkey Business, e incluso lo hicieron Nina Simone (Brown Eyed Handsome Man) y Jimmy Hendrix (Johnny B. Goode).

Su influencia llegó hasta un icono del hard rock: la banda australiana AC/DC. En su álbum TNT versiona 'School Days', una canción de Chuck Berry de 1957, que posteriormente también sería tocada por los Beach Boys. Uno de los líderes de AC/DC, Angus Young, llegó a reconocer que el músico norteamericano había sido uno de los que más le había influido en su carrera, incluso en su manera de moverse por el escenario, con su versión del «paso del pato».

Y en el mundo del cine, el personaje de Marty McFly, interpretado por Michael J. Fox, toca el 'Johnny B.Goode' en 'Regreso al futuro' durante un baile de instituto. Y en 'Pulp Fiction', de Quentin Tarantino, John Travolta y Uma Thurman se marcan un baile al ritmo de 'You Never Can Tell', una canción de Berry de principios de los sesenta, que hace sonar en muchas ocasiones en sus conciertos Bruce Springsteen. También el Boss confesaba su orfandad ante la «tremenda pérdida de un gigante». Springsteen tiene claro que fue «el mejor» guitarrista y escritor de rock'n' roll que haya existido jamás.

El mundo entero le lloró amargamente. Y en el planeta musical de las megaestrellas nadie quiso guardar silencio para rendir tributo a uno de los padres del rock, el que puso los mimbres de una revolución que hizo temblar, estremecerse y bailar los cimientos de la música popular de la segunda mitad del siglo XX. Por eso ayer Mick Jagger decía de él que «insufló vida a nuestros sueños de ser músicos», por eso Bruce Springsteen le tildaba de «gigante», por eso Lenny Kravitz decía que con él empezó todo, por eso hasta el mismísimo Keith Richards dejaba atrás aquel puñetazo que le atizó en Nueva York en 1982 por tocar una de sus guitarras para tildarle de único, por eso Rod Stewart, Ringo Star o Eric Burdon se rendían a su magisterio y se confesaban huérfanos. Su influencia e inspiración resonaron más alto y fuerte que los riffs que dejó grabados en vinilo su mágica guitarra.

Chuck Berry, uno de los padres del rock gracias a temas como 'Maybellene', falleció el sábado en su casa a los 90 años. Vivía en el condado de St. Charles, a las afueras de Missouri, en ese Sur de Estados Unidos de blues, jazz y soul que alimentó esa nueva forma de mirar e interpretar la música.

Charles Edward Anderson Berry, apodado 'Crazy Legs' (piernas locas) por su movimiento sin igual mientras actuaba, nació el 18 de octubre de 1926 en Saint Louis, y deja una obra inmensa, que influenció a varias generaciones de músicos y aún sigue haciéndolo. Durante su infancia aprendió a tocar jazz con guitarra, al tiempo que alternaba trabajos de baja remuneración y se codeaba con la delincuencia. Más tarde trabajó como peluquero, se casó, se convirtió en padre de familia y mejoró sus ingresos tocando la guitarra en bares, donde conoció al cantante de blues Muddy Waters.

Considerado como uno de los creadores del rock and roll, Chuck Berry ayudó a definir la cultura popular de la década de 1950 y el futuro de la música, combinando el rhythm and blues, la guitarra acústica electrificada y un sentido del espectáculo único en el escenario. En 1955 grabó su primera canción, 'Maybellene', que conoció un éxito fulgurante y marcó el comienzo de una década brillante del músico. Chuck Berry hizo luego 'Thirty Days', 'No Money Down' y 'Roll over Beethoven' (1956), antes de una serie de éxitos entre los que destacan 'School Days' y 'Rock and Roll Music' en 1957, 'Sweet Little Sixteen', 'Carol' y 'Johnny B. Goode' en 1958, 'Little Queenie', 'Memphis Tennessee' y 'Back in the USA' en 1959.

A fines de la década de 1950 sus canciones recorrieron el mundo y Berry llegó convertirse en el héroe de una juventud blanca estadounidense fascinada por el rock con temas simples y universales que exaltaban las inquietudes de los adolescentes -la fiesta, la seducción, los coches, la escuela-. 'Johnny B. Goode' sigue siendo hoy una de las canciones más reconocibles de la música popular e incluso fue seleccionada para ser una de los temas representativos del rock enviados, en 1977, como legado de la Tierra en la sonda espacial 'Voyager' a las posibles culturas extraterrestres.

La carrera de Berry se vio frenada en 1961 tras pasar dos años en la cárcel, sentenciado por haber llevado en su coche a una menor de edad, apache, a la que detuvieron por ejercer la prostitución. A su salida, atravesó un periodo difícil, mientras sus temas clásicos eran retomados por grupos europeos como los Rolling Stones o los Beatles. Él continuaba teniendo problemas con la justicia, y poco a poco se fue retirando hasta desaparecer casi por completo.

Fue uno de los primeros en entrar en el Salón de la Fama del Rock, en 1986. En su biografía se lee: «Después de Elvis Presley, solo Chuck Berry ha tenido más influencia a la hora de dar forma y desarrollar el rock and roll». Entre otros muchos premios recibió un Grammy en 1984 a toda su trayectoria y un galardón del Centro Kennedy en 2000.

El pasado 18 de octubre, justo el día en que cumplió 90 años, anunció que iba a lanzar este año 'Chuck', su primer disco nuevo en 38 años tras 'Rock It', publicado en 1979. Grabado en un estudio cerca de Saint Louis, trabajó en él con la que fue su banda durante dos décadas de presentaciones en el Blueberry Club de la ciudad: sus hijos Charles Berry Jr. e Ingrid Berry, además de Jimmy Marsala, Robert Lohr y Keith Robinson. Berry ya había desvelado en 2012 que tenía un puñado de canciones escritas desde hacía más de 20 años. Este álbum iba a estar dedicado a su esposa Themetta, con quien llevaba casado desde 1948. «¡Cariño, me estoy haciendo viejo! He trabajado durante mucho tiempo en este disco. Ahora puedo colgar mis zapatos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate