El Comercio

«La homofobia seguirá existiendo»

«La homofobia seguirá existiendo»
/ JORDY ALEMANY
  • Tras inaugurar el World Pride de Madrid al ritmo del histórico tema ‘A quién le importa’, Alaska llegará a Metrópoli el próximo sábado

Lleva más de media vida dedicada al mundo de la música, siempre bajo un sello muy personal que la ha convertido en una persona y artista única en todos los sentidos. Olvido Gara (México, 1963) o Alaska sigue arrasando este verano con Fangoria y un sinfín de citas entre las que se encuentra Metrópoli, en Gijón, festival al que llegará el próximo sábado, o San Mateo.

¿Tiene ganas de venir a Metrópoli la semana que viene?

–¡Pues claro! No solo porque siempre tienes ganas de venir a un concierto, sino porque a nosotros nos gusta mucho tocar en festivales y, en especial, nos gusta mucho tocar en Gijón.

Para usted será un poco como volver a casa...

–(Risas) Alguna relación hay... Además, la última vez que estuve fue dando el pregón. Es un sitio con el que siempre tengo una vinculación especial.

¿Qué recuerdos tiene de su infancia en Asturias?

–De niña muy poquitos porque llegamos aquí cuando yo era muy pequeña. Eso sí, son los recuerdos de mi primer verano en España. Luego he vivido muchos otros momentos felices en Asturias, pero cuando ya era mayor.

¿Qué es lo que más le gusta de esta tierra?

–Pues lo que hace que te gusten más unos sitios que otros. Me encanta el clima, el paisaje y el tipo de playa que hay en el norte, sobre todo si lo comparo con otros. Así que me quedo con algo general, pero sobre todo con ese tiempo que provoca que tengáis unos paisajes tan maravillosos, con la gente y la comida.

Con todo el trabajo que tiene este verano, ¿va a poder descansar algunos días, disfrutar de unas mini vacaciones?

–¡Qué va! Mis próximas vacaciones ya serán en noviembre.

Entonces, cuando el trabajo le deja, ¿es usted más de playa o de montaña?

–A mí la playa no me gusta nada, es decir, para pasear por ella o vivir enfrente sí, la disfruto, pero no soy de ir a tumbarme en la arena ni a bañarme en el mar. No hago vida de playa, aunque no me importa que esté cerca.

Sin embargo, le encanta viajar. ¿Cuál es su destino favorito o cuál le queda por visitar?

–¡Me quedan muchos por visitar! Justo hace unos días estuve hablando de este tema, porque no conozco San Francisco y tengo muchas ganas. Hay muchas ciudades que me gustan y no conozco, por eso, cuando tengo vacaciones, en vez de playa, siempre elijo visitar un sitio en el que nunca antes haya estado.

Por suerte, en este sentido, tanto usted como su marido (Mario Vaquerizo)son iguales. Siempre será un punto a favor a la hora de ponerse de acuerdo para organizar las vacaciones...

–Claro, yo creo que es fundamental, porque si no uno de los dos tendría que hacer algo que no le gusta y eso, a la larga, puede acabar quemando demasiado.

Volviendo al tema musical, ¿qué es para usted el escenario?

–Algo que conozco desde pequeña, que elegí y que me gusta. Tampoco hay que verlo como una cosa sobrenatural. Es una de las muchas cosas que me gusta hacer, una afición que se ha convertido en mi profesión.

¿Se siente afortunada por poder dedicarse a lo que le gusta?

–No sé si por eso. La suerte es que se convierta en profesión, pero cualquiera puede dedicarse a la música, aunque no sea como modo de vida. No hay que pretender vivir de una afición, lo que hay que hacer es disfrutarla al máximo. Tú puedes hacer esculturas, por ejemplo, y a lo mejor no vendes ninguna, pero te gusta y tú las haces.

¿En algún momento se ha arrepentido de haberse dedicado a la música?

No, al contrario, justamente tengo lo que he elegido.

¿Cómo se siente siendo de las pocas artistas que puede presumir de haberse dedicado toda su vida a la música?

–Pues es verdad que es una minoría. Imagino que pasará lo mismo en determinados deportes o en las profesionales más vocacionales. Somos muy pocos músicos los que de verdad vivimos de esto.

Y durante tantos años...

–Claro, la mayoría de la gente tiene estas aficiones de fin de semana y las compagina como puede con los trabajos que son la realidad de su vida. Sí, digamos que es un privilegio.

¿Con qué otra afición compagina Alaska este mundo de la música?

–Con el mundo del cine, de la televisión y con la escritura. También me gustan mucho la historia y la arqueología.

Con Fangoria ha inaugurado el World Pride 2017, además de convertir en himno su tema histórico ‘A quién le importa’. ¿Qué ha sentido?

–Sí, la organización ha decidido que sea un himno y muchos artistas conocidos han participado en una versión coral. Pero lo cierto es que la canción ha acompañado la manifestación durante muchos años, desde que apenas éramos 200. Nada que ver con lo que es ahora. Para nosotros es nuestro mundo y es todo un logro.

De todas maneras, sigue habiendo ataques homófobos. ¿Cree que pararán algún día?

–No creo, porque eso va con la condición humana. La homofobia seguirá existiendo. Personas, no ya que no te entiendan, sino personas capaces de agredir, va a seguir habiendo. Por suerte, hemos conseguido que la ley nos ampare.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate