Una alfombra multicolor

Hubo mucho negro y reivindicación femenina, pero la pasarela de los Goya se alimentó de blancos, rojos y un sinfín de tonos más

A. FERNÁNDEZ

No hubo todo al negro. Las actrices españolas se apuntaron a una gama cromática mucho más amplia para desfilar por la alfombra roja de los Goya en la que se vieron, aunque pocos, los abanicos rojos que reclaman más presencia femenina en el cine. Si bien hubo de todo un poco, ni que decir tiene que el negro estuvo muy presente, no solo en los esmoquin de ellos, sino y, sobre todo, en los vestidos de ellas. Cayetana Guillén Cuervo con un diseño de Santos Costura optó por ese color, aunque aclaró que no fue premeditado. También de negro fue Isabel Coixet, de la asturiana María Lafuente, con un vestido largo de corte asimétrico de la colección 'Sororidad', que acompañó con el abanico colorado. Nathalie Poza, Najwa Nimri, Cristina Castaño, Nuria Gago, Aura Garrido, Dafne Fernández y una siempre elegantísima Marisa Paredes se decantaron por idéntico tono.

Claro que una de las grandes estrellas de la alfombra, Penélope Cruz, apostó por el blanco con un diseño de Donatella Versace, que parece sellar su mal rollito con la diseñadora tras darle vida en la televisión. También le dio al abanico la actriz, que acudió acompañada por su marido, Javier Bardem.

Leonor Watling, de rojo y mostrando la espalda a todo lo que daba, apareció de la mano de Jorge Drexler. Claro que para pareja guapa la formada por Ernesto Alterio y Juana Acosta, ella impresionante con un vestido de Pedro del Hierro y zapatos de Jimmy Choo. Otra pareja que llamó la atención, la formada por el actor asturiano Javier Gutiérrez, acompado de su novia, Adriana Paz.

Guapísimas Úrsula Corberó, Maribel Verdú y Belén Rueda para asistir a una gala en la que todos y todas echaron el resto. También Hiba Abouk y Rossy de Palma, que quisieron rendirle homenaje a Azzedine Alaïa con sus modelos, o la Terremoto de Alcorcón, que se atrevió con arriesgado diseño de Eduardo Navarrete.

Además del modelo de María Lafuente, hubo más presencia asturiana a través de la firma de moda Apparentia, que vistió a las actrices Ana Turpin y Clara Méndez Leite.

Entre los hombres, mucho esmoquin convencional, pero cada vez son más los que arriesgan, como Paco León, que optó por un pantalón granate. No decepcionó -nunca lo hace- Aldo Comas, el marido de Macarena Gómez -también epatante de Teresa Helbig-, con gafas de sol, pajarita y una langosta de pedrería en la chaqueta. Ahí es nada. Claro que quien sin duda dio el do de pecho fue el actor Brays Efe, conocido por su papel como Paquita Salas, con un look incalificable y difícil de mirar. Más apostó -y más acertó también- el polifacético Eduardo Casanova, que a los brillos de su traje acompañado de chaleco añadió unos zapatos de tacón. Tampoco pasaron inadvertidos los Javis -Calvo y Ambrossi- con sus coloridos calcetines.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos