El amor está en el aire

Alaska y Mario Vaquerizo

Alaska y Mario, que este sábado actúan en el Niemeyer, nos cuentan los altibajos de su relación por el día de San Valentín

MIGUEL ROJO

Olvido Gara, 'Alaska', y Mario Vaquerizo llevan 18 años juntos y presentan el sábado en el Niemeyer ' El amor está en el aire', un espectáculo musical que analiza las relaciones de pareja. Ayer, por San Valentín, ambos atendieron a EL COMERCIO. Él, por la mañana. Ella, por la tarde. Y, claro, había que hablar de amor.

-Después de casi 20 años de relación, ¿se ve otros tantos con Mario?

-Espero que sí. Las relaciones son para toda la vida, pero a veces toda la vida es un mes. Es cosa de dos, pero yo firmo hasta al final de mi vida. Es cierto que pasas por momentos peores y mejores. Lo malo es cuando los negativos se quedan enquistados. El año pasado no fue un buen año, porque pasamos malos momentos. Ni Mario estaba bien ni yo tampoco y lo pagaba con él. Lo de David Delfín y Bimba Bosé fue muy duro, tanto el proceso como su desaparición.

-¿Cómo se conocieron?

-Ya me había entrevistado una vez cuando él estaba en Subterfuge, pero no reparé en él en absoluto. Después ya empezamos a hablar porque nos llevaba la promoción. Se lanzó en la sala Bikini, en Barcelona, y yo le correspondí. La verdad es que fue un riesgo, porque él trabajaba para mí, que era algo peligroso. Si no llego a corresponder igual perdía hasta el trabajo (ríe).

-¿Celebran también San Valentín?

-Quería comprarle algo, pero como no me dio tiempo voy a guardar la idea para el aniversario. Yo vi en nuestro ordenador que él había hecho un pedido, una muñeca. Como no llegó a tiempo, le diré que la guarde también para el aniversario de ese beso, que es el 10 de junio.

-De todas las canciones que interpretan en la obra, ¿Cuál refleja mejor su historia de amor?

-'Te estoy amando locamente' sería la de aquel beso, algo más lanzado. Ahora sería 'No puedo vivir sin ti', de Coque Malla. Es una canción preciosa.

-¿Cuál es para usted el mejor lugar del mundo para enamorarse?

-El sitio donde vives, da igual cuál sea. Es mejor estar juntos y cerca. Las relaciones a distancia pueden estar muy bien para quien las quiera, pero no son para mí.

-Un sitio de Asturias que les tiene enamorados.

-En el inicio de nuestros tiempos, una de nuestras peleas fue en San Juan de la Arena, donde estuvimos en las fiestas locales. Vimos juntos a los Pet Shop Boys en el Doctor Music Festival, un grupo que nos une en la parte sentimiental, pero después él se fue de juerga y se perdió. La bronca del día después duró un par de horas, pero luego se arregló todo.

-¿Qué tal su relación con Bibiana Fernández y Manuel Bandera?

-Hemos profundizado en la amistad, sobre todo con Bibiana, y ya podemos decir que somos amigos de Manuel. Nos va muy bien. Ceo que la gente se lo pasa muy bien, y quizás lo hagan porque nosotros nos divertimos sobre el escenario.

Mario Vaquerizo (Madrid, 1974) conoce a Alaska de siempre: «La veía por la tele y me encantaba». Acabó casándose con ella y comparten amor y carrera profesional.

-Tras casi 20 años de relación, ¿se ve envejeciendo junto a Olvido Gara?

-Me encantaría, pero el amor no es cosa solo de una persona. Yo me veo envejeciendo con ella, porque hemos pasado por todo tipo de situaciones. También pasamos por crisis y momentos difíciles. El verano pasado yo no estaba bien, me aburría de mí mismo, perdimos a David Delfín y me minó mucho. Lo peor es que aburría también a Olvido. Mi suegra dice, 'quien tenga una tienda, que la atienda', y tiene razón. Si la relación es de verdad y el amor sigue ahí, porque miras a esa persona y aunque a veces te saque de quicio sigues enamorado, todo tiene solución. Lo que nunca hay que hacer es faltarse al respeto y eso, creo, nunca nos ha pasado.

-¿Cómo se conocieron?

-La conocía de la tele, pero no era un fan que quería casarme con ella. A mí me encantaba. Me encargaron la promoción del disco de Fangoria y entonces nos descubrimos. Ella venía de un momento apático y creo que yo era una cosa fresca en su vida. Me lancé a la piscina y funcionó. Fue el 10 de junio, después de un concierto en la sala Bikini. Le di un buen morreo y fui correspondido. Siempre celebramos esa fecha para recordarlo.

-¿Celebran también San Valentín?

-Yo le he comprado una muñeca de Lola Flores de Muñecas Marín, de Chiclana. Tenemos un rincón dedicado a Lola Flores y nos faltaba esa muñequita, que encontré por internet. Aún no ha llegado, pero será mi regalo. Ayer también lo celebramos en el Capitol, en la Gran Vía, con el cumpleaños de Bibí.

-De todas las canciones que se interpretan en la obra, ¿cuál refleja mejor su historia de amor?

-Ahora, 'Love is in the air', porque a pesar de todo, el amor sigue triunfando. Yo sigo sintiéndolo. Esta obra refleja muchas etapas de una relación, pero nosotros estamos ahí. También podría ser 'Me gustas mucho'.

-¿Cuál es para usted el mejor lugar del mundo para enamorarse?

-Aquel en el que te sientas a gusto en cada momento. Olvido dirá Londres, que es su ciudad preferida, pero yo me enamoré de ella en Madrid. Es la ciudad perfecta, tiene el mismo espíritu que tengo yo. Las Vegas también es maravillosa, si te gustan las ciudades artificiales creadas de la nada.

-Un sitio de Asturias que les tiene enamorados.

- El Niemeyer y el centro de Avilés, Gijón y Oviedo. Y allí donde estén las Undershakers, porque son mis grandes amigas. Ah, y cualquier sitio en el que vendan bollos preñaos.

-¿Qué tal su relación con Bibiana Fernández y Manuel Bandera?

-Fenomenal. Éramos amigos, pero ahora se ha afianzado. A Manuel le conocía menos y ahora tengo mucho que agradecerle. Es muy difícil hablar y andar a la vez, y él me ha ayudado mucho. Es un actorazo como la copa de un pino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos