Bajo la intensa lluvia invernal

Integrantes de la Agrupación Polifónica Centro Asturiano junto a los trofeos que recogieron el pasado año durante la comida anual tras las navidades.
/
Integrantes de la Agrupación Polifónica Centro Asturiano junto a los trofeos que recogieron el pasado año durante la comida anual tras las navidades.

Haciendo frente a un crudo invierno, en plena cuesta de enero, con todo y con más, seguimos encontrando buenas razones para reunirnos en Avilés

NUESTRA GENTE MERCEDES DE SOIGNIE

La Agrupación Polifónica Centro Asturiano de Avilés celebró la comida anual después de las navidades, tras hacer balance de año recién finiquitado. Las instalaciones del Casino fueron el escenario elegido, y en una mesa cerca de los comensales se podían contemplar dos de los últimos trofeos recibidos por la entidad en 2017: el Urogallo de bronce que entrega el Centro Asturiano de Madrid durante la Feria Internacional de Muestras de Asturias y el premio Axuntábense. Si resulta muy satisfactorio ver lo que ha dado de si el 2017 para la Agrupación, no lo es menos abordar los proyectos que se perfilan para el recién iniciado 2018. En la agenda, las habaneras tienen una importante cita en el Encuentro que tendrá lugar el 1 y 2 de Abril. Entre los viajes previstos, Torrevieja, Castro Urdiales y Galicia están confirmados. Además, un importante proyecto, en mente desde hace unos años, parece que finalmente se hará realidad. Solo podemos adelantar que girará en torno a conocidos fragmentos de zarzuelas y que contará con el apoyo musical de la Banda de Música Municipal. Se baraja principios del verano como la fecha más idónea y aún quedan algunos flecos por concretar en estos meses.

Hablando de todo ello transcurrió la animada comida seguida de una larga sobremesa donde no faltaron canciones, que no están su repertorio, las mismas que entonan en los desplazamientos del coro. Bastaba que alguien empezase para que todos se sumaran. Una gran tarde.

Más de 38 años en los Juzgados de Avilés hacen de Mercedes Sánchez una de esas personas entrañables que los compañeros despiden a medio camino entre la alegría, con cierta dosis de envidia, y la melancolía de toda despedida. Merce aún no se lo cree, parece estar de vacaciones aunque no sea una fecha habitual. A la hora de valorar su nueva realidad, a la satisfacción del primer privilegio de todo jubilado, no tener que madrugar, se unen sentimientos encontrados que espera poner en su sitio con el paso del tiempo. Por delante muchas cosas por hacer y sobre todo por disfrutar. Acompañada de la familia y compañeros, jubilados y en activo, vimos a Beni, Herminia, Olga, Asun, Maite, Cloti, Esther, Juan, Alfredo, Jorge, Antonio Viginia, Víctor y Ernesto.

Miss Prosperity ha vuelto a reunir a amigos y seguidores en torno a su última exposición que bajo el título 'De entre todos mis deseos' cuelga en Askfor. Los último trabajos muestran una forma de mirar al mundo desde la perspectiva de mujer, una de sus señas de identidad, e invitan a la introspección con la calidez y el optimismo que caracteriza el trabajo plástico de esta artista.

Coincidieron haciendo el servicio militar en el Regimiento de Artillería de Campaña 41 de Segovia hace precisamente esos mismos años. Desde entonces no se habían vuelto a ver hasta que el Teniente Furrier Castrillón se puso a indagar a través de las redes sociales. A esta primera reunión, una comida en Los Sauces, acudieron Toñito Fernández, Manuel Arvizo, Juan Fernández y Robustiano Pérez además de José Castrillón. Esperan seguir contactando con más compañeros y entre las numerosas anécdotas e historias que surgieron en el encuentro no faltó un emotivo recuerdo para Gonzalo Rodríguez Cabrales de cuyo fallecimiento se enteraron a raíz de este primer encuentro que sin duda no será el único.

Muy cerca, la familia Mezquita celebraba la 'Comida del Cachopo', una cita anual que reúne a tres generaciones. En esta edición se desplazaron a la villa familiares procedentes de Coruña, Murcia y de diferentes puntos de la comarca avilesina. En medio de la gran animación que reinó en toda la celebración se echó de menos a los parientes instalados en Cataluña que en esta ocasión no pudieron trasladarse.

Por mucho que el temporal arrecie, un cumpleaños es motivo más que suficiente para salir de casa. Preparados para cualquier eventualidad meteorológica, Olga y su familia celebraron la ocasión como se merecía.

Mercedes Sánchez, en el centro, junto a sus compañeros de la Oficina de Notificaciones y familiares.

La familia Mezquita en la 'Comida del Cachopo' que celebran todos los años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos