La basura que suena a gloria

La basura que suena a gloria

El Jovellanos recibe el próximo día 22 a la Orquesta de Instrumentos Reciclados de Cateura, un proyecto social solidario que pone a tocar a niños y niñas que viven junto al mayor vertedero de Paraguay

M. F. A.

El de Cateura es el vertedero más grande Paraguay. Se encuentra en Bañado Sur, una zona paupérrima de Asunción, donde la exclusión social es bandera y donde los críos viven en la miseria y juegan rodeados de porquería. Allí hace ya varios años que decidieron que incluso de los deshechos se puede extraer arte, que, a falta de cuartos, la sinfonía de la vida se compone con toneladas de ilusión, con ganas, con entusiasmo y, también, con basura. Allí llegó en el año 2006 Favio Chávez, un recién graduado en tecnología ambiental que siempre tocó la guitarra, amó la música y que con quince años ya dirigía el coro de la de la catedral de Carapeguá. Y obró el milagro. Tomó la basura y con ella comenzó a crear instrumentos musicales, con forma de guitarras, de violines, de violas, contrabajos. Un viejo bidón bien puede sustituir a la madera noble de un chelo, puede dar sinuosa forma a una guitarra, puede sonar a gloria con un poco de imaginación y creatividad. Eso pensó Favio y eso hizo cuando llegó a trabajar al vertedero como técnico ambiental. «El mundo nos envía basura y nosotros le devolvemos música» es la frase que se ha hecho lema de la Orquesta de Instrumentos Reciclados que el próximo día 22 protagonizará en Gijón (Jovellanos, 20.30 horas) el concierto navideño, una agrupación ya mundialmente famosa por su particular sonido y por la otra partitura que se escribe tras sus versiones de música clásica, folk y rock, que no es otra que la de la búsqueda de una vida mejor para esos chicos que han crecido correteando entre desperdicios.

La orquesta está formado por niños y niñas que ya miran al mundo de otra manera, a quienes esa orquesta ha abierto puertas y ventanas para tener acceso a la educación, para desarrollar la creatividad, para enfocar el futuro con optimismo. Ha recorrido ya un largo y también un exitoso camino, pero llegar aquí y ahora no fue fácil. Una zona donde los críos dejan los estudios para ayudar en casa es caldo de cultivo para la extrema pobreza. Y Favio intentó plantarle cara a base de clases de música: «Cuando trabajé en el vertedero comencé a enseñar música a los niños. Primeramente, a los hijos de las personas que trabajaban en la planta de procesamiento de residuos; luego se abrió a la comunidad y ahí comenzó la historia», relataba en una entrevista.

Junto a Nicolás Gómez, conocido como Cola, comenzó a crear sus instrumentos. Lo primero fue un violín; luego vinieron las guitarras, los saxos, las trompetas, los instrumentos de percusión. Solo les faltaba el público y eso acabó llegando y no en pequeñas cantidades. El documental 'Landfill Harmonic' les hizo universales y a día de hoy han conseguido llenar espacios como el Auditorio Nacional de Madrid, donde en 2013 actuaron con la Reina Sofía como testigo. Esta año, el día 28, estarán en el Teatro Real.

Lo cierto es que la orquesta ha recorrido medio mundo con su música en directo y a través del ya célebre documental e incluso ha actuado como telonera de Metallica, pero el trabajo continúa. Suele decir su director que hay muchos Cateura en Paraguay y en todo el mundo.

En el concierto de Gijón no estarán solos. Víctor Manuel, el Coro Joven de la Fundación Princesa de Asturias y la soprano Beatriz Díaz les acompañarán en un concierto solidario que llega de la mano de Ecoembes y con el que se busca además de recaudar fondos para la propia orquesta, fomentar el reciclaje.

Habrá música para todos los gustos. El repertorio es variado: de los Beatles a Frank Sinatra pasando por temas folclóricos latinoamericanos y bandas sonoras de película.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos