Así fue la boda de Ana Boyer y Fernando Verdasco en el Caribe

Portada de la revista ¡Hola!

Enrique Iglesias no acudió a la boda de su hermana, que no atinó con su vestido de Pronovias

Gloria Salgado
GLORIA SALGADOMadrid

Ana Boyer y Fernando Verdasco se han dado el 'sí, quiero' en el enlace del año. Los preparativos de la boda de la hija de Isabel Preysler y Miguel Boyer con el tenista se han llevado con absoluta discreción para proteger la suculenta exclusiva de la revista ¡Hola!, que ha adelantado un día su salida a los kioskos para evitar filtraciones.

Boyer no acertó con la elección del vestido de encaje de silueta sirena con escote corazón diseñado por Hervé Moreau, director creativo de Pronovias. Unas discretas joyas de Suárez y un bonito ramo de flores blancas traído de una isla cercana completaron -y mejoraron- su 'look'. Aún así la joven estaba mejor que el deportista, que se decantó por un traje tres piezas en tono crema de Pedro del Hierro.

Portada de la revista ¡Hola!
Portada de la revista ¡Hola!

Más información

La hija menor de Isabel Preysler organizó su enlace, celebrado el pasado día 7, en la paradisíaca isla de Mustique, en el mar Caribe. Un lugar al que había viajado hace años con sus padres. Allí se congregaron unos 60 invitados, entre los que estaban su madre, acompañada por Mario Vargas Llosa, y sus hermanos, a excepción de Enrique Iglesias. La ceremonia tuvo lugar en una iglesia construida con bambú y fue oficiada por un amigo de los novios, que viajó desde España.

Fue la madre de la novia la encargada de escribir uno a uno los tarjetones que recibieron los invitados, mientras que la decoración de las dos mesas en las que se sentaron -de 30 comensales cada una- se llevó desde Madrid. El original coche nupcial fue un Fiat 500 descapotable.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos