«Me cabreo cuando digo algo y nadie dice nada»

«Me cabreo cuando digo algo y nadie dice nada»

Risto Mejide regresa a Cuatro con la sexta temporada de 'Chester'. Por el sofá del programa desfilarán este año Pamela Anderson, María Teresa Campos o Alba Carrillo, entre otros

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

La indiferencia es el pecado más grave para el publicista y presentador Risto Mejide (Barcelona, 1974). Consciente de que suele caer mal de entrada, aunque sus reflexiones generen aplausos, se siente cómodo en la trinchera de las redes sociales. «Tengo ese punto masoca», reconoce. Esta noche (a partir de las 21.30 horas) regresa a Cuatro con uno de los programas que más alegrías le ha dado, 'Chester'. En la sexta temporada de entrevistas, sentará en el sofá a Pamela Anderson, María Teresa Campos, C. Tangana o Nacho Duato, entre otros.

-¿Se siente un privilegiado?

-Claro que sí; hoy en día, quien tiene trabajo en lo que le gusta es un privilegiado. Este es un programa que me ha dado grandes momentos de televisión a nivel personal y que le ha gustado a muchos.

-Pero usted no es el típico que se acomoda.

-¿Sabes qué pasa? Para empezar, este 'Chester' ha incorporado unas novedades muy interesantes: volver a plató, con público y ponentes. De repente entra una persona durante la entrevista y te da un nuevo ángulo sobre el tema.

-¿Todo el mundo es interesante para tener una charla en 'Chester'?

-Si alguien no es interesante es culpa mía, que no he sabido sacar el interés. A mí de momento no me ha pasado, creo que la clave es que no tenemos prejuicios, huimos de lo que el invitado ya ha hablado en otras entrevistas para no caer en lo mismo. El tema de fondo ayuda, no es lo mismo invitar a Alba Carrillo para hablar de 'Supervivientes' que para hablar de hombres o de Cataluña.

-¿Cómo se prepara cuando el invitado no le interesa?

-No soy mitómano, con lo cual, no pongo a nadie encima de nadie. He entrevistado a Sabina, al que admiro muchísimo pero no al nivel de mito. A mí me interesaría hacerte un 'Chester' a ti ahora mismo si hiciera falta, todo el mundo tiene un 'Chester'. Soy muy curioso por naturaleza y lo he descubierto en este programa, no lo sabía antes.

-¿Las preguntas son de su cosecha?

-Mi única línea roja son las preguntas que están muy trilladas. Por eso también interrumpo mucho, para agilizarla.

-Usted provoca caer mal...

-Sí. Hay veces que ha venido algún invitado... Te lo voy a decir, Nacho Duato, por ejemplo, que tenía prejuicios y decidió no venir al principio. Lo primero que hablé con él en su entrevista fue de eso, por qué no quería venir. Yo también tengo prejuicios, como cualquier ser humano, pero una de las bondades de este programa es que suelo cambiar de opinión cuando me levanto.

-Falta un mes para las elecciones en Cataluña.

-Yo me mojo mucho sobre el tema y va a estar muy presente en esta temporada. Pero no es un programa que pretenda buscar soluciones; simplemente, mostrar que todo el mundo está preocupado por el 'procés'.

-¿Echa de menos que el programa tratara de la actualidad?

-Para temas de actualidad hay otras cadenas y otros programas. A mí me gusta el giro que hemos dado de ir a los grandes temas de la vida. Te permiten ser atemporales, que dentro de diez años se puedan seguir viendo.

-¿A qué político catalán le gustaría invitar?

-He tenido muchos ya... A Puigdemont no lo he tenido todavía. Ahora mismo evitaría sentarme con alguno de ellos, la voz la merece la gente que no está en primera línea. Hacemos más favor invitando a las personas normales, que lo están sufriendo, que a los políticos, que ya están todo el día en la tele.

-¿Sentaría a su pareja, Laura Escanes?

-Insisto, todo el mundo merece un 'Chester'.

-Buena salida. ¿Con quién tiene una conversación pendiente?

-Con todos mis enemigos. Empecemos la lista, desde Toni Cruz al principio en 'Operación Triunfo', hasta el último, que ahora mismo no caigo quién es. Me gustaría tener un 'Chester' con Paolo Vasile, con el que me peleé y me reconcilié. Lo que pasa es que él me dijo que salir en su cadena iba contra su religión.

Sobrevivir en las redes

-¿Qué le parece el nuevo 'OT'?

-Me encantan los 'talent shows', pero no lo estoy viendo. Verlo sería como ver a tu ex tirándose a otro, ¿para qué te vas a recrear? No tengo ese punto masoquista.

-El año que viene vuelve 'Factor X' en Cuatro.

-Yo empecé en 'OT' para poder estar algún día en 'Factor X', es el 'talent show' por excelencia. Me encantaría estar ahí como jurado.

-Once años después, ¿es más peleón o más conservador?

-Yo he cambiado mucho, pero ha cambiado más el espectador. Si yo salgo ahora diciendo las cosas que decía en 'OT' ya me hubieran mandado a casa hace tiempo. El espectador busca hoy otras cosas en un 'talent'. A veces, revisando aquellos programas, me pregunto cómo pude decir esas cosas.

-¿Le gusta verse a sí mismo?

-No, es un ejercicio que no soporto, me sudan las manos cuando me veo. Es horroroso porque no paro de verme fallos...

-Es un gran autocrítico.

-Sí, para ser crítico con los demás tienes que ser crítico contigo. No es un tema de perfeccionismo, sirve para sobrevivir en las redes.

-No le pueden gustar los palos que le dan...

- Ese punto masoca sí que lo tengo. Si cuando hablas nadie se molesta es que no has dicho nada, eso es más cierto que nunca ahora mismo en este país. Me cabreo cuando digo algo y nadie dice nada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos