Carlos Herrera: «No puedes gustar a todos»

«Los espectadores ya no se conforman con ver la tele, quieren hacernos saber lo que piensan», dice Herrera.

El periodista regresa el domingo a TVE con '¿Cómo lo ves?', un programa dedicado a la «actualidad cotidiana» en el que el público podrá opinar desde casa de forma interactiva

MIGUEL ÁNGEL ALFONSO

Cuando a Carlos Herrera (Cuevas de Almanzora, Almería, 1957) le propusieron este verano regresar a la televisión con un nuevo programa, escrutó el vaso de manzanilla que estaba tomando frente al Bajo de Guía en Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) y contestó tajante: «Por supuesto que no». Las madrugadas de levantarse en torno a las tres de la mañana para presentar el matinal ‘Herrera en Cope’ pasan factura, aunque finalmente dio el sí para volver 17 años después a TVE con ‘¿Cómo lo ves?’ (el domingo, a partir de las 22.00), un programa producido por Zebra (iZen) dedicado a la actualidad en el que los espectadores podrán opinar desde casa a través de sus móviles.

¿Tenía ganas de regresar a la televisión?

– Este ‘chalao’ (señala a José Velasco, productor ejecutivo) vino a Sanlúcar en verano y me lo propuso. Digo ‘chalao’ porque ser productor de televisión en estos tiempos es muy complicado, es difícil acertar. Vino a verme y le dije que por supuesto que no quería regresar a la televisión. Nos fuimos a comer y con el segundo plato ya me lo empecé a pensar.

¿Por qué se lo pensó?

– Tuve que estudiar el desgaste que me iba a suponer después de hacer radio de lunes a viernes y escribir tres artículos semanales. Pero en TVE es donde más feliz he sido desde mi infancia, tanto como presentador como espectador.

¿Qué tiene de especial este programa?

– Es un formato muy activo y dinámico, y sobre todo involucra al espectador, lo convierte en actor. Ya no se conforman con ver la tele, quieren hacernos saber lo que piensan y lo hacen a través de distintos canales. Aquí trataremos de temas cotidianos, del día a día.

¿No van a ahondar en política?

– Claro que sí, todos los aspectos de actualidad serán abordados desde una perspectiva hogareña, aunque no se trata de hacer un tratado político sobre cuál es el futuro del conflicto catalán, por ejemplo. Hemos venido a entretener, pero, al fin y al cabo, la política es todo.

¿Cómo ve la reacción que ha provocado su fichaje?

– Es normal, no le puedes gustar a todo el mundo, ni siquiera pretenderlo. A mí me inspira ternura y una cierta excitación positiva saber que hay personas que sienten cierta contrariedad con los resultados del trabajo que uno pueda hacer. Es una libertad de criterios.

La «sinrazón»

¿Este acercamiento a la tele es un alejamiento de la radio?

– Supongo que algún día dejaré la radio, sobre todo al nivel que estoy trabajando ahora. Hoy me he levantado a las tres menos veinte de la mañana porque había que escribir mucho de lo que pasó en la comparecencia de Puigdemont. Pese mi aspecto aniñado, llega un momento en que cuesta trabajo y no voy a estar eternamente en la radio. Y la televisión… Depende con qué frecuencia y en qué tipo de formato. Pero no sé ni lo que voy a hacer el año que viene.

Va a competir con ‘Gran Hermano’ y Ana Pastor.

– Son dos proyectos muy distintos pero magníficos. Ana Pastor es una estupenda periodista y ‘Gran Hermano’ sigue resultando atractivo, porque está consolidado. Entrar y querer apartar con los codos a ambos exige mucho trabajo. Voy a intentar hacer todo lo posible.

Con la relación sentimental que le une a Cataluña, ¿cómo vive lo que está pasando?

– Me parece una situación dramática, una sinrazón, un disparate. Caerá sobre los hombros de las personas que han polarizado a la sociedad catalana; de haber hecho que haya amigos que ya no se llamen, familias que ya no se reúnen para comer los domingos… Por otra parte, Cataluña tiene un autogobierno del que no gozan muchas regiones del mundo, desarrollan su vida en catalán y de forma autónoma, es innecesario ese empeño en significar la independencia como el futuro de una arcadia feliz.

Fotos

Vídeos