Convertir el teléfono en una cámara de videovigilancia con una sencilla App

Uno de los temores a los que se enfrentan los viajeros es dejar su casa sin vigilancia durante los días de vacaciones. Y es que el verano suele ser la estación favorita de los cacos para perpetrar sus robos. La contratación de servicios de seguridad se dispara en estas fechas, pero algunas aplicaciones también velan por la integridad del hogar sin tener que encarar un fuerte desembolso.

Presence (gratuita en iOS y Android) es una interesante opción para los que no quieran gastar ni un céntimo. Permite reciclar prácticamente cualquier móvil obsoleto para transformarlo con relativa sencillez en una cámara de videovigilancia. La App funciona en cualquier terminal -con distinto rendimiento, según su edad- y se encarga de monitorizar los movimientos que se produzcan delante del objetivo. En caso de detectar la más mínima actividad, envía una grabación con los últimos cinco segundos de vídeo, para que el usuario pueda reaccionar al momento y avisar a la Policía de que su casa está siendo violentada.

Los que prefieran invertir un poco más en la seguridad de su hogar y se inclinen por comprar una cámara -DLink, Foscam, Trendnet son las marcas más famosas- disponen de numerosas aplicaciones para controlar las grabaciones. Ivideon es la favorita, con un amplio abanico de opciones para controlar las cámaras, una gran fiabilidad y compatibilidad con casi todos los fabricantes. Reolink es otra opción muy recurrida por su eficacia, aunque tiene el inconveniente de que sólo funciona con sus propios dispositivos de seguridad.

Fotos

Vídeos