El duro pasado de José Luis, ganador de 'Supervivientes 2017'

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

José Luis, ganador de 'Supervivientes 2017' se ha mostrado como una persona, fuerte, luchadora y persistente durante toda su estancia en la isla. Pero no ha sido así solo en Honduras sino que a lo largo de su vida ha tenido que afrontar difíciles situaciones que él mismo ha confesado.

El superviviente acudió el domingo a 'Vive la vida', el programa que conduce Toñi Moreno en Telecinco, para hablar de su vida y desvelar algunos aspectos de su pasado que eran desconocidos hasta el momento.

«Yo siempre he sido muy activo, con diez años vivíamos en Burgos y veía cartones por las calles y botellas de cristal que dejaban los muchachos de 18 y 20 años y lo vendía», explicaba José Luis.

José Luis aclaró que esto se debía a que su padre era pintor, mientras que su madre era costurera, dos trabajos que no aseguraban una gran estabilidad en sus ingresos, por lo que él «trataba de ayudar como pudiese». Es por ello que ha trabajado «de todo: de pastor, porque me apasionaban los animales, camionero...».

En este último empleo consiguió grandes propinas, un hecho que le llevó a compartir una divertida anécdota en 'Viva la vida': «Podía salir a un viaje con mil pesetas y regresar quince días después con seis mil o siete mil pesetas. Yo soy como una hormiguita, siempre guardando, muy ahorrador», dijo finalizando este apartado de su entrevista.

Fotos

Vídeos