No existen límites para María Garaña

No existen límites para María Garaña

Google le arrebata a Microsoft esta reputada ejecutiva de origen asturiano

F. MIÑANA

Un zarpazo entre gigantes. Google le ha arrebatado a Microsoft una de sus ejecutivas más reputadas, la española de origen asturiano María Garaña. Ahora se la lleva a Londres como directora general de servicios profesionales para Europa, Oriente Medio y África. Son sus dominios, los que abarcó en los dos últimos años desde la división de soluciones empresariales de la multinacional del software.

Ahora solo falta saber cómo se organizará esta directiva, una de las más influyentes de España, que acostumbraba a acabar la semana laboral los viernes a las cuatro de la tarde. La hora de salir escopetada hacia el gimnasio o el Retiro a pegarse una carrera. Luego se iba a casa y después de cenar, con los niños acostados, llegaba el momento de ponerse una película con Rodrigo, su marido. El cine es una de sus pasiones. No solo como espectadora. En su tiempo libre ha realizado algún que otro curso de cine y hasta ha dirigido un par de cortometrajes.

Al día siguiente, los sábados, Rodrigo se lleva a sus dos hijos -Marco, de diez años, y Willy, de seis- a hacer deporte y ella queda en alguno de los muchos caminos o rincones de la Casa de Campo con algunos de sus empleados para salir a correr. El running es otra de sus aficiones predilectas y no es difícil verla en largas distancias como un medio maratón o participando en la mítica Behobia-San Sebastián vistiendo la camiseta de la Fundación Síndrome de Dravet.

Garaña, licenciada en Derecho y Empresariales por la Universidad San Pablo CEU, con diferentes diplomaturas y másters en Berkeley o Harvard, ha viajado por todo el mundo vestida con un traje de chaqueta y calzando unos finos stilettos negros sin cortar nunca sus raíces. Tiene una vivienda en Oviedo para escaparse con la familia; eligió Sietes, una pequeña localidad de Asturias, para presentar el lanzamiento su nuevo sistema operativo, el Windows 7, y ha acudido varias veces a la entrega de los Premios Princesa de Asturias, de los que ha sido jurado.

La directiva recién fichada por Google tiene 47 años y llegó a la compañía fundada por Bill Gates con solo 31, después de haber sido la consejera delegada del grupo editorial Zoom Media. Su primer destino en Microsoft fue México. Allí fue la responsable de Marketing y Negocio. Después se convirtió en la presidenta en el Cono Sur. Regresó a España en 2008. Como presidenta de Microsoft Ibérica le tocó capear la crisis. Esto no le impidió lograr unos resultados de «récord», como afirmó la compañía antes de que Garaña diera otro salto en su carrera para su nuevo desempeño a través de Europa, Oriente Medio y África.

La niña que hacía gimnasia rítmica se convirtió en un tiburón que, repite en cada entrevista, no cree en los límites. Viene de una familia donde la madre trabajaba y cuidaba de sus cinco hijos. A sus empleados no les pide horas delante del ordenador sino resultados. Le da igual si trabajan desde casa, mientras esperan al niño en el cole o desde la consulta del médico.

Nacida en Madrid, su orígenes están en Pañamellera Baja y siempre se ha confesado una asturiana de corazón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos