Madrid Fashion Week: Pedro del Hierro, el poder de un buen fondo de armario

Varias modelos lucen creaciones de la firma Pedro del Hierro.
Varias modelos lucen creaciones de la firma Pedro del Hierro. / EFE

La firma regresa a la pasarela madrileña después de dieciséis años de ausencia

CARMEN MARTÍN (EFE)Madrid

Después de una ausencia de dieciséis años, la firma Pedro del Hierro ha regresado hoy a la Madrid Fashion Week con una colección masculina y femenina que él ha definido como "atemporal", en la que se han visto prendas "de toda la vida, para siempre", esas que dan consistencia a un buen fondo de armario. "Son (prendas) atemporales, las que no te cansas de poner, de las que no te deshaces en la vida", ha explicado hoy el diseñador Nacho Aguayo, director creativo de la firma Pedro del Hierro, que pertenece al Grupo Cortefiel. En el Museo del Ferrocarril, bajo las direcciones creativas de Nacho Aguayo para mujer y Alex Miralles para hombre, la firma Pedro del Hierro, que celebra su 30 aniversario, ha mostrado una colección bien hecha y con detalles artesanos.

Minucioso, perfeccionista, Nacho Aguayo ha mostrado prendas con un halo de costura en la que se atisba el espíritu, la esencia del diseñador Pedro del Hierro, fallecido en 2015, y de su gran sensibilidad estética. Rojos oscuros, granates, verdes caquis, dorados blancos, "un colorido oscuro pero luminoso, incluso invernal, impuesto en siluetas de verano", dice Aguayo, quien recuerda que son propuestas que se podrán adquirir la próxima temporada de primavera y verano.

A lo largo del desfile se han visto tres líneas. Una informal y casual para el día a día, que incluye "piezas que se utilizan para ir al trabajo" y que tanto escasean en las pasarelas. La segunda, compuesta por vestidos de noche y fiesta, en la que no han faltado aberturas, lentejuelas, sedas y bordados. Y una tercera formada por prendas que se pueden encargar "a medida" y en la que "priman la pureza de líneas y los detalles sofisticados". Miralles propone un hombre tradicional y funcional, pero elegante, con trajes de patrón desestructurado que en ocasiones de presenta con camiseta, "algo más informal, para romper con la imagen del esmoquin tradicional".

En la sala de arte IKB 191 Studio, la firma Duarte, formada por Carlos Duarte y Francisco Font en 2015, ha presentado por segunda vez en la pasarela de Madrid una colección para hombre y mujer inspirada en la obra de Francis Bacon, en la que ha destacado el uso del color y los patrones amplios. A lo largo de sus 42 salidas, el abrigo ha sido la prenda más vista, jugando con el color, el patrón y las texturas. Carlos Duarte también se ha sumado a la idea de hacer prendas de largo recorrido con una colección en la que han destacado piezas vulnerables que se desfiguran y se deforman hasta alumbrar patrones de líneas depuradas; en definitiva, una sastrería bien confeccionada. Tras el éxito de las prendas masculinas, ha introducido piezas femeninas "para una mujer actual que va a trabajar con un estilismo cómodo", que destierra las lentejuelas para apostar por vistosos estampados de cuadros escoceses.

Con tan solo cuatro colecciones en el mercado, esta firma, que tiene previsto abrir próximamente tienda en Madrid, defiende una moda "urbana" y "cosmopolita", apoyada en líneas contemporáneas que sirven tanto para hombre como para mujer, una colección que bebe de la sastrería tradicional pero que se apoya en los detalles deportivos para rebajar su carácter clásico.

A primera hora de la tarde, Jesús Lorenzo para Groenlandia presentó su colección "This is how we dream" (Así es cómo soñamos), en la que combina un estilo "más sofisticado" con otro "más sencillo". El visón o el zorro ceden el paso a un cuero con colores metálicos, en plata y azul. Por la mañana, la firma de sastrería Oteyza inauguró la primera jornada del calendario oficial de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM) con la capa como protagonista absoluta.

Bajo los acordes de la guitarra de Paco de Lucía y rodeados de ovejas de lana merina negra, Paul García de Oteyza y Caterina Pañeda bailaron la capa y dieron rienda suelta a los tres pilares de su creación: la geometría, la expresión y el movimiento. Además, Pilar Dalbat presentó "La brecha", una colección que "adapta" la obra del pintor español José Guerrero y la traslada a la moda a través de una gama de colores primarios, muy saturados, con los que la diseñadora ha salido de su "zona de confort".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos