Habla la hija de Manolo Escobar: «Todo es mentira»

Vanessa García. /  E. C.
Vanessa García. / E. C.

Vanessa no da credibilidad a la gijonesa que asegura que el cantante fallecido es su padre

A. VILLACORTA / O. SUÁREZ

Vanessa ha roto su silencio. La hija adoptada por Manolo Escobar junto al amor de su vida, Anita Marx, arrastra como una losa la demanda de la gijonesa María Eva García, desvelada en las páginas de EL COMERCIO, desde que falleció el cantante, hace ya cuatro años y, sin embargo, asegura que está «muy tranquila», que no le roba el sueño ni siquiera ahora que la magistrada titular del juzgado de Instrucción y Primera Instancia de Villaviciosa ha decretado la apertura de investigaciones judiciales sobre la reclamación de paternidad de la asturiana.

La hija de Manolo Escobar también ha tenido que contratar a un abogado para que defienda sus intereses ante una demanda que no se esperaba, según acaba de asegurar a 'El Mundo', pero lo ha hecho con una firme convicción. La de que «todo es mentira».

«En el hipotético caso de que mi padre hubiera tenido una hija, no nos lo hubiera ocultado jamás. Le conocíamos muy bien. Era una gran persona y un hombre honesto», defiende Vanessa, a la que le parece cuando menos extraño que la gijonesa esperase a que muriera su padre para reclamar. «Haber estado más de cincuenta años callada es, al menos, sospechoso», argumenta.

La asturiana se defiende

Pero es que, además, arguye que Manolo y Anita eran inseparables. «Mi madre, hasta que nací yo 18 años después, no se separaba ni un segundo de mi padre. Era su sombra», alega, por lo que le parece «inviable lo que dice esta señora».

Pero si Vanessa sospecha que lo que quiere la gijonesa es algo más que el reconocimiento de paternidad y advierte de que peleará por lo que es suyo, la abogada de la asturiana, Sara Fernández P. de Celis, también sacó ayer la artillería pesada, afirmando que, junto «con la demanda presentada, se han aportado múltiples pruebas de diversa índole que, tras ser valoradas por un juzgado, han supuesto la admisión a trámite de la demanda de paternidad», por lo que no entiende «por qué ello resulta tan insólito». Y va más allá, asegurando que «no es cierto que María Eva haya estado cincuenta años en silencio, pero lo que sí es cierto es que lleva muchos años luchando para demostrar su verdad, pues todos tenemos derecho a conocer nuestro origen biológico, aunque ello no guste a todos».

La letrada recuerda además que, «desde el inicio de este procedimiento judicial», la gijonesa «se ha inclinado por no hacer manifestación alguna, dejando a la Justicia trabajar, puesto que su objetivo no es, como se ha venido diciendo en los últimos días, llenar minutos de programas, ni hojas de revistas, ni, por supuesto, obtener lucro económico alguno».

Y, por si los ánimos no estuviesen ya lo suficientemente caldeados en esta batalla, Gabriel, sobrino y ahijado del cantante, también ha echado leña al fuego, asegurando que «jamás» vio a la madre de María Eva y que Escobar «se hacía fotos con todo el que se lo pedía».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos