Hacienda, tras los pasos de Shakira

La cantante colombiana Shakira, durante una de sus actuaciones en Madrid. /  AFP
La cantante colombiana Shakira, durante una de sus actuaciones en Madrid. / AFP

Denuncia a la cantante ante la Fiscalía por un presunto delito fiscal entre 2011 y 2014 al considerar que ya tenía su residencia en España y debía tributar aquí

S. Z.

No gana para disgustos en estos últimos meses. Lo suyo es un suma y sigue. Primero fueron los rumores de una posible separación de su actual pareja, el barcelonista Gerard Piqué, que no deja de encajar insultos machistas en los estadios; luego, una dolencia en sus cuerdas vocales la obligó a suspender la gira antes, incluso, de iniciarla y, ahora, Hacienda está tras sus pasos.

No ha empezado bien el año para Shakira, que de nuevo tiene un frente abierto. Y es que la Agencia Tributaria ha enviado a la Fiscalía una denuncia contra la cantante colombiana por un presunto delito fiscal entre 2011 y 2014 al considerar que durante estos años la artista residía en España y, por tanto, debía tributar en este país por la mayor parte de sus ingresos generados en todo el mundo.

Hacienda cree que esta situación podría constituir un delito, agravado por el importe defraudado, que podría ser elevado y ascender a decenas de millones de euros, y gravado con dos años de condena. Según fuentes como Forbes, Shakira ingresaba a comienzos de la década 25 millones anuales con sus giras mundiales, la cuarta en el ranking mundial.

Según avanzó ayer La Vanguardia, la denuncia se remitió a finales de año, cuando la inspección decidió suspender sus trabajos y remitir la información a los fiscales. Ahora, la acusación pública debe decidir si coincide con el criterio de Hacienda y, en consecuencia, si presenta querella.

Mientras tanto, el entorno de la cantante mantiene que durante los años investigados, Shakira pasaba la mayor parte del tiempo fuera de España, por lo que no sumaba los 183 días que establece la legislación como primer criterio para definir si un contribuyente debería ser residencia fiscal. Aseguran las mismas fuentes que la mayoría de sus ingresos provenían del extrajero, que ella siempre ha cumplido con sus obligaciones fiscales y que en este caso se trata de una diferencia de criterio y no de «ocultamiento fiscal».

Este varapalo de Hacienda a Shakira se une al que hace dos años sufrió también su pareja. En aquel momento, los inspectores le reclamaron 2,45 millones de euros, que incluía una sanción simbólica de casi 9.000 euros, correspondientes a los años 2007, 2008, 2009 y 2010. Ambos se unen a una larga lista de futbolistas y artistas sobre los que el ministro Cristóbal Montoro ha puesto el foco antifraude.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos