El hermano músico de Pedro Sánchez

David Azagra. / E. C.

El hermano pequeño del líder del PSOE ejerce como director de orquesta bajo el apellido Azagra

I. O. DE OLANO

Hace apenas dos meses, la Fundación Yehudi Menuhin de España (FYME) congregaba en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando a la Reina Doña Sofía y a numerosos artistas para conmemorar el centenario del nacimiento del director de orquesta estadounidense. Lo hacía con un concierto en dos actos. El segundo incluía el «estreno absoluto», a mano de un joven pianista, de la ‘Danza de las Chirimoyas’, una pieza escrita en memoria de la patrona de la FYME por un tal David Azagra. Caprichoso destino, ese mismo día, su hermano mayor daba el Do de pecho en Extremadura, donde recalaba en su gira de promoción del ‘Sí es sí’ para recabar apoyos suficientes y erigirse de nuevo en secretario general del PSOE.

La anécdota tiene su aquel ahora que Podemos acaba de denunciar la colocación a dedo del hermanísimo de Pedro Sánchez, precisamente en la Diputación socialista de Badajoz, con un contrato como coordinador de actividades de conservatorios de Música del Área de Cultura, Juventud y Bienestar Social. Se trata de una plaza de libre designación a la que concurrían diez aspirantes más y que, según el partido morado, cubre «un puesto que no existía, con unas bases que no exigían tan siquiera el título de profesor de música, sino que era solo valorable».

Azagra, el apellido artístico de David Sánchez Pérez-Castejón, es el segundo y último hijo de un familia acomodada del barrio madrileño de Tetuán. Solo dos años más joven que el político, y cuya trayectoria revela una personalidad versátil, si no desconcertante.

Mientras Pedro aprendía a driblar en la cancha de balocesto, David se sintió irresistiblmente atraído por el judo. Y se le dio más que bien. Con solo cuatro años participó en sus primeros campeonatos y en 1988, con catorce, se proclamó subcampeón de España. Si sus dotes para el deporte afloraron con sorprendente precocidad, las musicales tardarían toda una licenciatura en Empresariales y Economía en hacerlo. No sería hasta los veinticuatro cuando el Yehudi Menuhin que palpitaba salió del armario y David voló a San Petersburgo para graduarse con matrícula de honor en Composición Musical y Dirección Operística y de Orquesta en el Conservatorio Estatal. Desde entonces, el ‘hermano ruso’ de Pedro Sánchez ha vivido a caballo entre la antigua Leningrado y el chalét que posee en Torrelodones. Alto, corpulento e introveritod, domina cuatro idiomas –español, ruso, inglés e italiano– y se maneja en francés y alemán. Siempre con discreción y alejado de la convulsa política mientras su hermano no le lanzara un SOS estilístico para pedir prestado un par de camisas blancas.

Fotos

Vídeos