Julián Contreras: Sexo, mentiras y cintas de vídeo

Julián Contreras: Sexo, mentiras y cintas de vídeo

El polígrafo de ‘Sábado Deluxe’ desveló que circulan vídeos eróticos del hijo de Carmina Ordóñez y que ha exagerado sus problemas para salir en la tele

JOSEBA FIESTRAS

Varias veces contrarió el polígrafo a Julián Contreras en su comparecencia de anoche en ‘Sábado Deluxe’. El hijo de Carmina Ordóñez acudió al programa para someterse a la ‘máquina de la verdad’, que comenzó indicando que el joven ha exagerado sus problemas en alguna ocasión para que le sigan llamando de la televisión. Una vez desvelados sus trabajos temporales como jardinero y empleado en un túnel de lavado, la entrevista se centró en la relación que actualmente mantiene con sus hermanos Cayetano y Francisco Rivera. Al parecer, la vinculación no es tan fraternal como debiera -«me gustaría arreglar la situación», contó- y el escritor reconoció que envidía la buena relación existente entre sus hermanos y Kiko Rivera.

Más noticias

Con respecto a sus problemas económicos, el invitado desveló que su ‘cruz’ fue invertir todo su dinero en la creación de un comedor que le trajo la ruina. «Si yo no pongo ese restaurante, no habría tenido ningún problema económico. Lo monté por quitarne de encima ese estigma de que vivo sin trabajar», apuntó. Las confesiones continuaron centrándose en si sus hermanos criticaban o no a Isabel Pantoja en su presencia. «Sí lo hicieron porque en mi casa se ha mamamdo desde que yo nací que esa mujer es mala», explicó, tratando de quitar hierro al asunto informando de que coincidió con la cantante un día que acudió a recoger a su madre a casa de unas amigas, «y me dio dos besos y estuvo muy cariñosa», soltó para sorpresa de los colaboradores.

Uno de los momentos más duros en la vida de Contreras fue su adicción a las pastillas. «El proceso de superación fue un infierno. Lo dejé de golpe, -cosa que no se debe hacer, recomendó- y aguanté el síndrome de abstinencia gracias al deporte», reveló. Otro trance fue cuando tocó fondo y pensó en quitarse la vida. «Llegué a escribir cartas de despedida a mis seres queridos, pero siempre ocurría algo que me hacía ver el error», declaró.

La parte final de la entrevista se fue calentando. El convidado descubrió sin problemas que utiliza habitualmente las aplicaciones para ligar (concretamente Tinder) con el objetivo de satisfacer sus deseos sexuales, «y me lo cierran constantemente porque no se creen que soy yo», bromeó. Tras reconocer que nunca ha tenido relaciones sexuales con hombres, sí contó que ha frecuentado locales de intercambio de parejas, «me invitaron unos amigos ‘swingers’ y fui». El polígrafo subió la apuesta y preguntó entonces si había participado en orgías. «Sí, pero pequeñas», matizó el aludido, argumentando que le invitaron al cumpleaños de una amiga en la habitación de un hotel en el que estaban cuatro chicas, «nos fue envolviendo un ambiente sexual y no pude negarme», relató. También se supo que circulan vídeos eróticos suyos y le han intentado extorsionar económicamente con ellos. «Me duele por la traición que supone, porque hacen uso de una intimidad que yo nunca haría», reprochó el protagonista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos