Leticia Dolera, una activista de guardia

Leticia Dolera, junto al cartel de su última película, 'Verónica'./EFE
Leticia Dolera, junto al cartel de su última película, 'Verónica'. / EFE

La actriz denuncia el exceso de Photoshop. «Las mujeres arrastramos cadenas invisibles»

ARANTZA FURUNDARENA

No sin mis imperfecciones. Este vendría a ser el lema de Leticia Dolera a la hora de posar ante una cámara. «Lástima el exceso de photoshop», tuiteó el sábado la actriz para quejarse por el resultado de una entrevista que ha concedido a la revista ‘Elle’ y en la que aparece recostada en una escalera con un ‘look’ sofisticado... No ha sido la única en verlo así. «Se os ha ido un poquito la mano, ¿no? Es Leticia Dolera como podría ser Rita porque está irreconocible», ha protestado otra internauta. En una demostración de que el activismo no se va de vacaciones, la catalana participó ayer domingo en una tertulia sobre el rol de la mujer en el programa ‘A vivir que son dos días’ de la SER y afirmó que «las mujeres somos nosotras más nuestro cuerpo».

La actriz no es la primera de su gremio, ni será la última, que denuncia el exceso de retoques en las producciones de las revistas de moda. Una de las más contundentes fue Inma Cuesta, que al verse en un reportaje gráfico con unos diez kilos menos escribió: «Verte y no reconocerte, descubrir que tu imagen está en manos de personas que tienen un sentido de la belleza absolutamente irreal». Kate Winslet destapó la falsedad de una portada puntualizando: «Puedo asegurar que han adelgazado mis piernas casi un tercio». Keira Knightley está harta de que en las fotos le aumenten el pecho. Y Beyoncé amenazó a la firma H&M con romper su contrato si no eliminaban un retoque que afinaba sus prominentes caderas. Dolera asume que ella misma ha interiorizado esa presión por la estética. «Intenté dejarme vello en las piernas pero desistí porque me veía horrible, quizá por la educación que he recibido».

A menudo, la polémica sobre la estética de tal o cual imagen acaba devorando el contenido. En el caso de Leticia Dolera, más allá de la silueta o el peinado que luce en esa entrevista, lo que la actriz desea transmitir es una reflexión sobre las relaciones sentimentales. «El amor real es libre y diverso. Lo de la media naranja ha resultado fatal; somos naranjas enteras y decidimos hacer zumo con quien queremos, si es que queremos», declara. La periodista Sara Bandrés ha calificado esas palabras de «sabias y necesarias». Sin embargo otros ‘tuiteros’ no la han secundado... Se han vuelto a quedar en la superficie. «Los ojos oscuros le sientan de maravilla», dice uno de ellos. Y otra protesta: «Culto al esqueleto, después nos quejamos de la talla 32».

El comentario sobre la delgadez de Dolera está en la línea de otro ‘tuit’ en el que hace solo unos días un tal ‘Suprimo’ llamaba gorda a Blanca Suárez... La actriz no tardó en replicar con un mensaje cargado de sarcasmo: «Cariño, la sociedad va como va gracias a seres como tú. Gracias por aportar tu opinión sobre mi cuerpo, ahora la humanidad dormirá tranquila».

A sus 35 años, Dolera recibe los mismos dardos que Suárez, pero por el motivo contrario. A ella le recriminan su delgadez. «Cuando estoy en una cena y no tengo hambre, enseguida me preguntan: ¿Por qué no comes? O me dicen: Ah, tú estás así de flaca porque no comes... A un hombre delgado no se le cuestiona tanto», declaró la actriz ayer durante su intervención radiofónica. «También suelen encabezar mis entrevistas con una referencia a mi físico y frases del tipo: Tras ese cuerpo frágil se esconde una mujer fuerte...», relató con ironía.

Feminista militante, hasta el punto de plantearse hacer un topless reivindicativo tipo Femen en la gala de los Goya, la barcelonesa se ha convertido sin pretenderlo en la activista de guardia de este verano. Comenzó agosto protagonizando la campaña contra las violencias machistas ‘No es no’ del Ayuntamiento de Madrid y lo termina denunciando que «las mujeres arrastramos cadenas invisibles que los hombres no llevan».

Fotos

Vídeos