«Llevo muy bien los cambios»

«Llevo muy bien los cambios»

Jose Toledo afronta su reciente separación de forma positiva. «Cuando has querido a alguien lo querrás siempre»

ARANTZA FURUNDARENA

Si la voz, más que la cara, es el espejo del alma, el timbre profundo y resuelto de Jose Toledo retrata a una mujer con mucho carácter. Tranquila, como ella dice, pero contundente, la presentadora canaria afronta, a sus 54 años, una nueva etapa en su vida. En lo profesional, presenta un magacín que la obliga a afrontar nuevos retos. Y en lo personal, se acaba de separar de su marido, Cristóbal Martínez-Bordiú, después de 33 años de matrimonio y dos hijos en común... «Sí, estoy separada y punto», zanja Toledo, más interesada en hablar del proyecto benéfico de la firma Intropia que de su vida privada.

La presentadora acaba de ejercer en Madrid como embajadora de honor de un rastrillo solidario cuyos beneficios van destinados a la Fundación Sandra Ibarra. «Cuando Sandra me llamó le dije que contara conmigo. Está haciendo una labor estupenda con los enfermos de cáncer». Ella no tiene casos directos en su familia, «pero sí a varios amigos afectados por esa enfermedad». Intropia, la firma de moda patrocinadora del proyecto, define a sus potenciales clientas como «princesas contemporáneas fuertes y luchadoras». Y ahí es donde esta canaria se rebela... «Yo soy una mujer, no una princesa. Fuerte, sí, contemporánea, luchadora y trabajadora, también. Pero los cuentos son cuentos. Aunque es estupendo que esta marca nos quiera tratar como princesas. El mimo siempre está muy bien. Seas princesa o príncipe».

Entropía es la tendencia natural al caos, y Toledo en eso no es una excepción. «Yo, básicamente, soy ordenada. Pero un día también puedo estar en pantuflas y dejar los cacharros en la pila de los platos pensando que ya lo haré mañana. O pasarme todo el día en pijama. Y no me preocupa. Me gusta vivir en el orden porque es más cómodo, pero tampoco pasa nada por estar de vacaciones del orden un día».

La sexta de siete hermanos, Josefina Victoria Toledo López, que vino al mundo un primero de abril en Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria), se recuerda a sí misma como «una niña muchísimo más tímida e introvertida que ahora». Y muy familiar. «Mis padres y mis hermanos lo han sido todo. Mi infancia en Canarias la asocio a la playa, al mar, al campo y a la casa de mi abuela, que siempre estaba llena de gente». Ella era una cría tranquila. Hoy sigue siéndolo. «Y si estoy inquieta, me lo trago».

«Un año estupendo»

La presentadora, que actualmente conduce el magacín 'Buenos días, buenas tardes' en el canal internacional de TVE y todavía ejerce como modelo publicitaria en Estados Unidos, tiene dos hijos, Daniel y Diego, de 27 y 19 años, y como madre es una ferviente defensora de la educación contra el machismo. «No soy de las que están dando la vara todo el día, pero si hay un chiste subido de tono les digo: ¿Y si eso lo trasladamos a un chico, qué? Intento hacerles caer en la cuenta de que quizá lo que acaban de decir tiene connotaciones machistas».

Sus esfuerzos han dado fruto y hoy Jose Toledo está orgullosa de sus dos hijos varones. «Quizá porque los he educado con el ejemplo. Lo que han vivido en casa ha sido fundamental y ahí nunca han visto atisbos de machismo. No han tenido ningún ejemplo de supremacía del macho alfa sobre la mujer. Al contrario, yo he sido una madre que ha trabajado. Y el padre de mis hijos es un padrazo».

El padre de sus hijos, de 59 años, es el quinto hijo de los siete que tuvo la hija de Franco con el marqués de Villaverde. Toledo dice haber vivido con naturalidad el hecho de permanecer vinculada, durante más de tres décadas, a la familia del dictador. Su matrimonio parecía indestructible. Juntos afrontaron momentos dramáticos cuando en 2009 su hijo mayor sufrió un grave accidente de moto que a punto estuvo de costarle la vida. Pero hace apenas dos meses saltó la noticia de su ruptura.

«Lo llevo bien», confirma la presentadora. «A nivel personal este no ha sido para nada un año difícil. Ha sido estupendo. Con cambios en mi vida, pero muy bien llevados». Y hasta asegura seguir creyendo en el amor para toda la vida. «Mi entorno está lleno de ejemplos. El primero, el de mis padres. Además, cuando has querido a alguien, lo querrás siempre. Eso no va a cambiar nunca. Sobre todo en relaciones tan largas. No concibo lo contrario. Yo a las personas que han estado a mi lado las quiero».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos