Medallistas por méritos

Santiago Núñez, Jesús Martínez, José Manuel Valdés, presidente de la Federación, Avelino Rodríguez Miravalles y el homenajeado Pablo González.
/
Santiago Núñez, Jesús Martínez, José Manuel Valdés, presidente de la Federación, Avelino Rodríguez Miravalles y el homenajeado Pablo González.

La Federación Hípica del Principado premia a los mejores jinetes y amazonas de 2017 y Saúl Craviotto presenta el nuevo modelo T-Roc de Volkswagen

BARRAS Y ESTRELLAS CARMEN DEL SOTO

La caja escénica del Teatro de la Laboral fue, un año mas, el lugar elegido por la Federación Hípica del Principado, que preside José Manuel Valdés, para hacer entrega a los jinetes y amazonas asturianos de los galardones correspondientes a la temporada 2017 en sus distintas categorías.

La cita sirvió, asimismo, para rendir homenaje público a dos personas ligadas durante años a la actividad hípica y al ente federativo como son el gijonés Pablo González Fernández y el avilesino Fernando Rodríguez de la Flor. El primero como juez nacional 'A' en la disciplina de salto de obstáculos, estando presente en multitud de concursos internacionales, incluido el CSI Gijón. El segundo como organizador del concurso hípico de Avilés y colaborador en otros muchos, desde el jurado o como interventor en las apuestas, labor esta que ha venido desarrollando en el CSI durante los últimos treinta años. Ambos lucen desde ahora la insignia de oro de la federación.

Un cóctel puso el colofón a esta entrega de premios que contó con la asistencia del concejal de Deportes, Jesús Martínez Salvador, así como de directivos de los clubes regionales, ganaderos, jueces internacionales, comisarios y jefes de pista. Entre ellos, Santiago Núñez, organizador de la Semana Ecuestre de Luanco y presidente de la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Deporte (ANCADES); Jesús Kocina, de la Yeguada Porceyo; Verónica Artime, del centro ecuestre El Forcón; Antonio Núñez, presidente de Equitación Meres; y Avelino Rodríguez Miravalles, director del CSI.

Y la popularidad que ha alcanzado el piragüista Saúl Craviotto gracias a su paso por 'Masterchef Celebrity', donde resultó ganador, ha multiplicado la que ya tenía a nivel deportivo gracias a sus cuatro medallas olímpicas y a sus títulos mundiales y europeos. De tal modo que el anuncio de su presencia es suficiente para generar expectación y así ocurrió en la presentación del T-Roc de Volkswagen que tuvo lugar en el concesionario gijonés de Astur Wagen. La empresa, que en la actualidad se integra en el grupo Tartiere Auto que dirige José María Salazar, apostó hace tiempo por el deportista al que ha venido prestando patrocinio y de ley era que Craviotto acompañase a sus directivos en la presentación de este vanguardista vehículo en el que se pueden configurar detalles y en el que los sistemas de asistencia pueden sacar al conductor de más de un apuro, según explicaron.

Al volante de uno de ellos llegó Saúl, para, tras los consabidos posados, atender la demanda de Fran Fernández -gerente de Audi y Volkswagen- de ponerse un mandil y acercarse a la plancha del catering para hacer unas hamburguesas rodeado de flashes. Luces que también se llevó otro deportista de élite, el atleta Héctor Moro, que en 2017 cumplió su promesa de realizar 24 maratones para recaudar fondos destinados a causas solidarias. Y Tartiere Auto quiso sumarse a su causa con un cheque de 350 euros, que irán destinados a la Asociación de Enfermos Musculares (ASEMPA).

Entre los asistentes a esta fiesta del motor, a la que puso música Helios Amor, se encontraban Jordi Fornós, gerente nacional de zona de Volkswagen, José Manuel Suárez, director de ventas de la marca en Asturias, y Jorge Sánchez, director de empresas del grupo Tartiere; el exconcejal de Foro, Alejandro Roces; Rubén Terrones, directivo del Grupo Covadonga; Juan de Álvaro, presidente del Gijón Jovellanos de balonmano, y el que fuera su jugador, David Pellitero; la notaria Montse Martínez; la diseñadora de bolsos Cristina Gallardo; y el economista Santiago Sastre con su esposa, la abogada Pilar Díaz.

Además, la cumbre internacional de gastronomía Madrid Fusión volvió a ser un escaparate para los productos asturianos con el refuerzo en esta edición de la presencia institucional del Principado. El Ayuntamiento de Gijón, a través de Divertia, lleva unos años haciéndolo y ya se ha convertido en tradición que un escanciador reciba a los visitantes con un culín a la entrada del recinto. Se promociona así el certamen 'Gijón de Sidra', que ha ido creciendo y atrayendo visitantes. Jesús Martínez, edil de Turismo, y Ricardo Álvarez, presidente de Otea Gijón, pasaron por allí. Las ponencias y talleres de los chefs asturianos y la incesante actividad en el stand de El Gaitero con su directora adjunta María Cardín al frente fueron otros focos destacados.

Precisamente, una estancia en Madrid con acreditación para asistir a esta cumbre era el premio del concurso de futuros talentos 'Cocina con esencia' promovido por la Denominación de Origen Vinagre de Jerez que preside Beltrán Domecq. Y se lo llevó un gijonés, Daniel Nicolás Martínez Torre, estudiante de la Escuela de Hostelería con una 'Codorniz con su escabeche de vinagre de jerez reserva'.

Seleccionado a través de una página de internet donde los aspirantes debían de inscribirse y enviar su receta, Daniel se impuso a los otros tres finalistas destacando el jurado su creatividad y equilibrio tanto en la cocción como en la combinación de ingredientes, siendo además idóneo para maridar con manzanillas, finos y amontillados. Juan Manuel López Campana, que imparte clases de repostería en la Escuela, lo acompañó en esta aventura.

Y a teatro lleno se presentó la compañía Escenapache en el Jovellanos '¡Garráime que lu mato! o la loca historia de Asturias', dirigida por Marga Llano, prometía risas y entretenimiento y no defraudó. Al final, cola para fotos y abrazos cariñosos con el elenco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos