Miguel Bosé, víctima de extorsión

Miguel Bosé, víctima de extorsión
Instagram

El cantante denuncia que le han pedido 50.000 euros a cambio de no publicar unas fotos con los rostros de sus hijos

ARANTZA FURUNDARENA

Telmo, Ivo, Tadeo y Diego tenían solo cinco años cuando el verano pasado su padre los llevó al parque Disneyland en Anaheim, California. A cada uno de ellos le colocaron una gorra con las famosas orejas de Mickey. Fue un día inolvidable. Los pequeños disfrutaron de las atracciones y se lo pasaron en grande, igual que cualquier otro niño de su edad... Salvo por un detalle. Telmo, Ivo, Tadeo y Diego son hijos de Miguel Bosé, una estrella internacional del pop, y eso significa que su rostro tiene un precio.

A los cuatro les hicieron muchas fotos para la prensa, pero todas ellas de espaldas. El viaje tenía un carácter comercial y Bosé cumplió con su papel de promotor del parque subiendo una de esas fotos a su cuenta de Instagram. En ella se le veía pletórico, ataviado con unas orejas de Mickey y rodeado por cuatro cogotes infantiles con sus respectivas gorras y el nombre de cada uno bordado en ellas... «Disfrutando con mis hijos de Disneyland, el lugar más feliz del mundo. Os lo recomiendo! Una pasada!!!», escribió. También consintió que a los niños se les fotografiara de frente, pero con la condición de que esas imágenes fueran exclusivamente para su uso privado y que se destruyeran las copias.

Mientras disfrutaba de la famosa atracción ‘Piratas del Caribe’, el cantante estaba lejos de imaginar que un año después aquella aventura se convertiría en pesadilla y que él acabaría siendo víctima de otro tipo de piratas. La semana pasada, Bosé denunció en una comisaría de Madrid un ciberataque a su móvil y un intento de extorsión. Le exigían 60.000 dólares (unos 51.000 euros) a cambio de no difundir las fotos de Disneyland con los rostros de sus hijos.

Según ha publicado ‘El Español’, el cantante recibió el pasado 7 de agosto varios correos electrónicos apremiándole a pagar. «Estimado Miguel Bosé, le escribimos en relación a unas fotos que nos hicieron llegar a nuestra redacción que intentan vendernos… y a ver si nos daría la misma entonces considerar comprar las fotos», decía literalmente el primero. El artista no contestó. Poco después recibió otro email desde una dirección distinta: «Señor Bosé, tenemos entendido que una reportera entró en comunicación con usted en relación a unas fotos que estamos queriendo vender a esta publicación, si tiene una mejor oferta… tenemos una oferta inicial de 60K USD (60.000 dólares) por todas las fotos. Eso nos ofrece… tenemos más fotos estas de Disney, otras en un jardín… usted diga qué quiere hacer…». El tercero fue más apremiante y conciso: «Queremos una respuesta rápida».

Hijo de torero, Bosé decidió no entrar al trapo. Pero los extorsionadores volvieron a la carga a través del email de su abogado, e incluso del whatsapp personal del cantante para redoblar la coacción: «Nos estamos cansando de no tener una respuesta», le conminaron. Esa fue la gota que colmó el vaso. Bosé decidió presentar una denuncia. Ahora la investigación está en manos de la Brigada de Policía Judicial y la de Delitos Telemáticos. El remitente podría ser una empresa sudamericana dedicada a decodificar contraseñas personales de cuentas de correo y redes sociales.

Bosé se convirtió, a los 55 años, en padre soltero de cuatro hijos varones, tras recurrir a la gestación subrogada. Desde entonces no ha parado de cantar las alabanzas de la paternidad. Incluso afirma que le ayuda a ser más creativo. El cantante, que no quiso fundar una familia con una pareja «harto de ver cómo se utiliza a los niños en las separaciones», demuestra ahora la misma determinación a la hora de defender el derecho a la intimidad de sus retoños, algo de lo que él, como hijo de famosos, nunca pudo disfrutar.

Fotos

Vídeos