El Comercio

Tino Casal, en el Museo del Traje

Una libélula para la solapa.
Una libélula para la solapa.
  • Madrid rinde homenaje al cantante con una exposición titulada 'El arte por exceso'

Tino Casal está para muchos, para casi todos, ya en un pedestal. Ahora su ropa, icono de la modernidad, también. El Museo del Traje la coloca en vitrinas para rendirle homenaje. Ya no por su música, sino por su estilo, rompedor e imprescindible para una época. Este mismo otoño, a partir de noviembre, presenta su fondo de armario como uno de los proyectos más ambiciosos del espacio madrileño. Su título, 'El arte por exceso'. Su intención, rendir tributo a este asturiano de Tudela-Veguín (1950-Madrid, 1991) que brilló en los 80 como estrella del pop español. 'El arte por exceso' mostrará una pequeña parte del legado del cantante, que además fue productor musical, diseñador de accesorios y vestuario, estilista, decorador y escenógrafo, pintor y escultor. Destacará (a lo largo y ancho de 200 piezas, 50 conjuntos y varios complementos) parte de «su fastuoso atuendo», como lo definen los comisarios de la muestra, Juan Gutiérrez y Rodrigo de la Fuente. «En un tiempo en el que muchos participaron de la mascarada como parte inseparable de la cultura de la Transición, Casal llevó el reto hasta sus últimas consecuencias», recuerdan. Con él llegaría el escándalo, una frivolidad furiosa que exigía nuevos aires, una perspectiva distinta sobre las cosas. Veinticinco años después de su prematura desaparición, Tino Casal entra como el arte por las puertas de un museo.