El Comercio
Marcos Luengoy Miguel Marinero.
Marcos Luengoy Miguel Marinero. / ALEX PIÑA / E. C.

Cibeles quiere a Asturias

  • Los diseñadores Marcos Luengo y Miguel Marinero desfilarán en la próxima edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid de febrero

Pasito a pasito la moda asturiana va gozando de un puesto más que destacado en el panorama nacional. Un lugar que se reforzó ayer tras la presentación oficial de lo que será la próxima edición de la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid, por cuyo escenario principal desfilarán en febrero dos modistos con sello asturiano: Marcos Luengo y Miguel Marinero.

La pasarela más importante del país celebrará su 65º edición entre los días 16 y 21 renovando algunos de sus nombres en nómina. No estarán habituales como Amaya Arzuaga, Felipe Varela o Leandro Cano, pero sí Custo Barcelona, Menchén Tomàs y el propio Luengo, quien llega procedente de la Madrid Fashion Show, la pasarela que se celebra de forma paralela a lo que antaño se denominaba Cibeles y hoy es Fashion Week Madrid. Su desfile será en Ifema el domingo 19 febrero a las 11 de la mañana y su propuesta irá dirigida a «aquellas mujeres seguras de sí mismas que buscan calidad, diseño y buenos acabados». Por eso y a falta aún de cerrar muchos flecos, Luengo apostará por colores como el azul petróleo, el violeta y el mostaza y por conferir a la mujer siluetas con volúmenes estudiados y tejidos fluidos, así como pieles de cordero teñidas.

Debut también, aunque entendido de forma diferente, será el de Miguel Marinero. «Esto lo tomo como un paso más en mi carrera, de hecho, lo que no tenía sentido es que estuviéramos fuera», aseguraba el diseñador poco después de hacerse oficial el calendario de desfiles. Se refiere Marinero a que, por fin, tras una década vinculado a la Fashion Week de invierno, esta vez, ya dentro de la Asociación de Creadores de Moda de España, «podrá asistir con parte de textil y, así, vestir a la mujer tanto por dentro como por fuera», explica. Lo que llevará «serán propuestas arriesgadas tanto en los tejidos como en el color», adelanta, y explica que todas las prendas serán concebidas de forma artesanal y muy elaboradas y que utilizarán napa, pelo y mezcla de tejidos. Todo esto no lo hace solo pues a diario trabaja codo con codo con su hijo, Nicolás Marinero. «Con él estaré hasta que lo deje todo por irme a Llanes a vivir, que me apetece, pero aún me quedan cosas por hacer», cuenta.

Proyectos no le faltan. El más inminente le traerá a Asturias la próxima semana. En concreto a la iglesia de la Laboral, donde el 28 de este mismo mes inaugurará su exposición inspirada en los Cubos de la Memoria de Llanes, de Agustín Ibarrola, y que ya ha recorrido diferentes puntos del país y que ahora se inaugura en Gijón auspiciada por el Gobierno del Principado y con la participación de Adymo, que aportará piezas nuevas. Un no parar, que de eso se trata. Despacito y con buena letra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate