El Comercio

Montesinos sube Asturias a la pasarela de Madrid Fashion Week

  • Los colores del Principado y la sidra fueron protagonistas de su escenografía

Prometido y cumplido. Montesinos subió a la pasarela de la Mercedes -Benz Fashion Week Madrid el poético verde que te quiero verde para hacer tributo de esta tierra. Con un tonel de sidra de Asturias gobernando el escenario desde el fondo convirtió su desfile en un homenaje a la tierrina, llevando el concepto de paraíso natural a las últimas consecuencias, con una pareja de modelos vestida únicamente con musgo y flores. Y por si alguien no se había percatado del homenaje, un gaitero hizo el paseillo completo por la que en otro tiempo se llamó Pasarela Cibeles y que ayer bien podría haberse llamado pasarela Principado. Pero no fue Montesinos el único que llamó la atención en esta primera jornada de moda, en la que Bimba Bosé fue imagen recurrente. Ágata Ruiz de la Prada puso color y cierto toque de fiesta, casi de cumpleaños, con mujeres convertidas en tartas, regalo, magdalena y, como no, corazones. Los elementos indispensables de un guateque en el que no faltaron serpentinas, caramelos, donuts, como collares. Y para cerrar un pastel de tul dentro, como toda la colección del esquema que la ha hecho famosa. Y si algo triunfó por encima de todos fue la frescura y el buen hacer de Juan Vidal, al que el programa dio la primera parada. Fue su ropa, cosida a golpe de folk, la que abrió el carte de la 65 edición de la Fashion Week Madrid. Trozos de 'patchwork' como hilo conductor de la colección y pedazos de tela cuajados de maxi flecos daban un aire lánguido a la colección más oscura del joven diseñador. Vuelve el diseñador a trabajar el punto, que tan bien le ha funcionado anteriormente, y ayer, además, enamoró con una maravillosa falda negra de croché repleta de plumas.

Maya Hansen recuperó el estilo lencero de sus inicios de la mano del constructivismo ruso, María Escoté dio un giro radical a su estilo, sorprendiendo gratamente. El 'chonismo' dejó paso a una propuesta setentera muy pop, tanto en la paleta cromática como en las siluetas.

La tarde comenzó con Ángel Schlesser, que, sumido en una batalla legal con los socios mayoritarios, asistió desde la grada. Algunos de los 'looks' parecían firmados por el propio él mientras otros no llegaban al nivel que tenía la firma. Después llegó Devota & Lomba, fusionando a hombres y mujeres en una colección sastre y cerró Ion Fiz. El vasco lo hizo por todo lo alto con motivo de su 15 aniversario, con un repaso a su cuidada estética, muy femenina y atemporal.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate