El Comercio

Triunfo de Gucci en Milán por su extravagante desfile

Desfile de Gucci en Milán.
Desfile de Gucci en Milán. / GIUSEPPE CACACE (AFP)
  • La colección 'El jardín del alquimista: un laboratorio antimodernista' se presentó en un hangar

La célebre marca Gucci brilló este miércoles en Milán en el primer día de desfiles de las colecciones para la temporada otoño-invierno 2017-18 con una espectacular colección llena de color, con un lujoso toque mágico. Por primera vez, los trajes del creativo diseñador Alessandro Michele, actual rey del mundo de la moda, fueron presentados en la nueva sede de la marca, en el número 79 de Via Mecenate, en el extremo sureste de la ciudad, en un antiguo edificio industrial de ladrillo rojo y exfábrica de aviones.

En un enorme hangar totalmente cubierto de terciopelo morado, el público se instaló como en un teatro delante de una enorme cortina. El espectáculo estaba garantizado. Entre los presentes figuraban Charlotte Casiraghi, modelos como Alexa Chung, la actriz Salma Hayek, esposa de François-Henri Pinault, dueño del grupo de lujo Kering y propietario de la marca Gucci, emblema de riqueza.

Como en un show, las luces se apagaron, el bullicio fue remplazado por el roncio de un helicóptero y las pesadas cortinas se levantaron para develar un túnel de plexiglás iluminado por focos de colores que cambian con al fondo una pirámide colosal. Los modelos, hombres y mujeres como anunciado, avanzan por esa cabina como si fueran fantásticas criaturas de otro mundo.

La colección se llama 'El jardín del alquimista: un laboratorio antimodernista', todo un mensaje. Las mujeres presentan un aspecto ligeramente retro con faldas plisadas con volantes que llegan al tobillo, completos de seda, terciopelos y telas con brocados ricamente decoradas. Los hombres optan por un estilo años setenta, con pantalones de pana con la bota de elefante y largos abrigos con solapas anchas. Es una estética especial, llena de simbolismo, con trajes que constituyen personajes y sugestiones de fábula negra, mucha fauna y botánica.

Una majestuosa chaqueta de jacquard como de emperador chino resalta en medios de modelos mujeres que llevan capas largas, algunas bordadas con perlas, como de princesa. El diseñador no ha olvidado a la dama de compañía con su vestido negro con cuello blanco de niña buena y delantal blanco cubierto nada menos que de insectos gigantes. La vena exótica domina en esta colección a través de colores vibrantes, estampados florales y los numerosos animales amados por el diseñador.

El creador hizo hincapié en el efecto brillante, con materiales y decoraciones resplandeciente a través de dorados, cobres, plateados, cintas y perlas. El diseñador continúa desarrollando su mundo fantasmagórico, donde todo el mundo se puede identificar y lo enriquece para cada temporada gracias a una serie de nuevos accesorios, que se convierten en los más vendidos de la temporada, como guantes de invierno, bastones, paraguas japoneses, joyas, gafas, sombreros inusuales y hasta una red de plata que cubre completamente la cabeza. A ello hay que añadir bolsos y maletas con los colores de Gucci, algunos particularmente originales.

Todas las propuestas fueron aclamadas por el público, que ovacionó de pie a Alessandro Michele, autor del renacimiento de la marca desde 2015 y seguramente el hombre de moda en la industria de la alta costura. La marca insignia del grupo de lujo francés cerró el año 2016 con una facturación de 4,3 millones de euros y un crecimiento récord del 12,3 %.

En los próximos meses será lanzada la primera fragancia firmada por Alessandro Michele, confirmando así que su nombre entró a formar parte de la lista de legendarios creadores como Tom Ford, Gianni Versace y Giogio Armani.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate