Karl Lagerfeld, a la conquista del espacio para vestir a la mujer de Chanel

video

Desfile de Lagerfeld. / Gonzalo Fuentes (REUTERS)

  • A Lagerfeld le inspiró el astronauta francés Thomas Pesquet, actualmente en misión en la Estación Espacial Internacional

Tres, dos, uno... un espectacular cohete "despegó" este martes del desfile de Chanel en París, llevando consigo las creaciones futuristas con toques retro de Karl Lagerfeld. Fue un nuevo pase a lo grande de la marca francesa: un cohete de 37 metros de alto instalado bajo la vidriera del majestuoso museo del Grand Palais, preparado para "el lanzamiento del número 5", en alusión a su célebre perfume.

El desfile lo abrió Cara Taylor, una jovencísima modelo, de fisonomía andrógina y ojos azules, con una carrera fulgurante en el último año. Las modelos se pasearon por la base espacial con trajes de tweed brillantes, botas de lentejuelas y capas reflectantes, que recuerdan las mantas isotérmicas. Los vestidos negros, vaporosos, se llevaron con estampados de astronautas. El 'look' futurista se combinó con cortes clásicos y peinados con diadema.

La elegancia cohabita con la comodidad (calzado de tacón bajo) y el toque deportivo, como una especie de mallas ciclistas -en crepé de China-, que sobresalen del vestido o la falda. Y cuando las modelos dieron la vuelta a la pasarela de 270 metros que rodeaba el cohete, Lagerfeld salió a saludar con su ahijado de ocho años, Hudson Kroenig, y apretó el botón de lanzamiento (en realidad la base del aparato se retractó), expulsando una gran nube de humo, provocando los vítores del selecto público.

A Lagerfeld le inspiró el astronauta francés Thomas Pesquet, actualmente en misión en la Estación Espacial Internacional. "Viajar tanto tiempo en una máquina como ésta, yo tendría claustrofobia, pero él parece que lo lleva muy bien, hace bromas... Lo admiro", dijo Lagerfeld a la AFP. Su colección otoño-invierno "tiene que ver con el estado de ánimo asociado al cosmos de la noche, todo brilla", afirmó.

El "baile" del gigante de la moda lo abrió Cara Taylor, que en el último año ha desfilado para otras grandes casas como Dior, Valentino y Fendi. Lagerfeld explicó que esta modelo originaria de Alabama tiene 15 años y consideró "ridículo" decir que es demasiado joven para desfilar. "Kate Moss, Naomi (Campbell)... todas ellas debutaron con 12, 13, 14 años".

La temprana edad de las modelos suscita a menudo el debate, como en 2015, cuando Dior abrió un desfile de alta costura con Sofia Mechetner, entonces de 14 años. Estas chicas "vienen con su madre. En mis estudios, no hay droga, nadie trata de seducirlas", aseveró. Su ahijado, hijo del modelo Brad Hudson, también desfiló durante el pase, como lo hace "desde que tiene dos años". "Miren lo bien que anda, ¡es una estrella!".

Louis Vuitton también desfiló en la última jornada de la Semana de la Moda de Prêt-à-porter, pero lo hizo en el museo del Louvre, privilegiando los vestidos y las faldas cortas, que se combinan con americanas. Todos los 'looks' marcan cintura y predominan los tejidos sedosos así como la piel, en abrigos, faldas y bolsos.