Puntadas asturianas en la televisión

Raquel Sánchez Silva lució un vestido de Marcos Luengo (en el recuadro) en el estreno de 'Maestros de la costura'.
Raquel Sánchez Silva lució un vestido de Marcos Luengo (en el recuadro) en el estreno de 'Maestros de la costura'. / E. C.

Raquel Sánchez Silva lució un vestido de Marcos Luengo en su regreso a TVE

Jessica M. Puga
JESSICA M. PUGAGijón

El último pelotazo televisivo de TVE eleva la moda a otra dimensión. La cadena pública ha aprovechado el tirón cosechado durante los últimos meses con 'Operación Triunfo' manteniendo en el 'prime time' de los lunes el formato concurso. En 'Maestros de la costura' el tema es insólito, pues nunca hasta la fecha se había enfocado el mundo de la costura así. Un programa rompedor en muchos sentidos, salvo en la dinámica, que se basa en una fórmula más que conocida y garante de éxito: la del concurso que cada semana deja a un aspirante en el camino por decisión de los jueces. Es la misma forma de avanzar que han catapultado al éxito a espacios como 'MasterChef'; de hecho detrás de 'Maestros de la costura' está la misma productora que firma el 'talent' culinario, Shine Iberia.

Los objetivos del nuevo espacio son encontrar al mejor modista amateur del país, al tiempo que entretener y enseñar el arte de las costuras a cuanto espectador elija sintonizar La 1 de Televisión Española. La noche del lunes, la del estreno, 'Maestros de la costura' atrapó delante del televisor a más de dos millones de espectadores, cosechando un 17% de cuota de pantalla.

Todos ellos fueron testigos del homenaje que la presentadora Raquel Sánchez Silva hizo al diseñador David Delfín -fallecido el pasado junio- luciendo una de sus creaciones, un vestido azul que en 2011 eligió también vestir la cantante Ana Belén. Fue después cuando la moda asturiana llegó a hogares de todo al país (y más allá, a través del canal internacional). Tras el cambio de vestuario, Sánchez Silva lució un vestido firmado por el inconfundible sello de Marcos Luengo. Un crepé rematado con plumas de oca raspada de color verde agua. «Es un vestido clásico de la firma, de los que tenemos siempre porque despiertan mucho interés. Lo que hacemos cada temporada es cambiar las formas y los colores», cuenta el diseñador, agradecido y feliz de que una de sus obras haya sido elegida para aparecer en un programa que además versa sobre la ropa y el diseño textil. Raquel Sánchez Silva, que regresaba a la cadena pública, redondeó el traje con complementos de Apodemia y calzado de Manolo Blahnik. De grandes nombres de la moda mundial va la cosa.

No fue la del lunes la primera vez que el nombre de Luengo sonó en relación con 'Maestros de la costura'. En la presentación oficial del concurso de hace diez días, la responsable de la productora, Macarena Rey, se decantó por un vestido negro de algodón con raya vertical de lurex dorado y escote pico y un abrigo de algodón marfil forrado en rosa con mangas abullonadas y doble fleco dorado de la firma Marcos Luengo. «Tampoco será la última», avanza el diseñador asturiano, que ha vestido, entre otros, a la reina Letizia. Lo dice porque la diseñadora del espacio eligió de su 'atelier' algún vestido más, si bien no tiene ninguna confirmación oficial y mucho menos fechas concretas de la emisión.

'Maestros de la costura' tuvo más nombres propios. Para empezar los del jurado, compuesto por los diseñadores consagrados Palomo Spain, Lorenzo Caprile y María Escoté, que compartieron consejos, críticas y chascarrillos entre sí y para con los concursantes. También el de la modelo Eugenia Silva, que amadrinó el concurso y reveló, de paso, que ella y Raquel Sánchez Silva son primas. No dan puntada sin hilo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos