El padre de Meghan Markle podría no acudir a su boda con Enrique

Meghan Markle y el príncipe Harry. / EFE | ATLAS

Thomas Markle habría 'avergonzado' a su hija tras posar para unas fotografías con el sastre de su traje

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal. Londres

Thomas Markle, el padre de Meghan, que contraerá matrimonio este sábado con el príncipe Enrique, podría no acudir a la boda en el castillo de Windsor, según informan medios británicos. La venta de fotografías a una agencia en la que el padre posa cuando un sastre le toma medidas para el traje le habría creado un sentimiento de vergüenza por el efecto en su hija.

Los prolegómenos de la boda real están creando tensiones en la familia paterna de Meghan. Su hermanastro, Thomas Junior, escribió una carta pública al príncipe Enrique, en la que le advertía que estaba cometiendo un error y que aún tenía tiempo de cancelar la ceremonia. Hace dos días, publicó otra en la que se excusaba y pedía una invitación.

Thomas, el padre, se ha quejado de la presión mediática a la que ha sido sometido. Ha recibido ofertas de dinero por entrevistas, ha sido fotografiado con atuendos informales en el vecindario de Rosarito, donde vive. Es una ciudad costera de Baja California, a unos quince kilómetros de la frontera con Estados Unidos, popular entre ciudadanos del norte.

Markle ejerció como director de iluminación en la industria del cine y gozó de un considerable prestigio profesional. Su intensa dedicación al trabajo habría sido el motivo de la separación con la madre de Meghan, Doria Raghland, que ejerce como profesora de yoga y que acudirá a la boda real. El padre se retiró en México, donde vive solo.

En comentarios citados por medios dedicados a las noticias de famosos, el padre justifica el haberse dejado fotografiar, y haber recibido pago de una agencia, durante sus preparativos para el viaje a Reino Unido, en que se han publicado imágenes y noticias sobre él que lo retratan de una manera negativa, como una persona abandonada y supuestamente indigna de acudir a la boda de su hija.

Según las mismas fuentes, habría sufrido un leve infarto hace seis días del que se habría recuperado. Un portavoz del Palacio de Kensignton ha señalado que «este en un momento hondamente personal para la señorita Markle en los días anteriores a su boda». Y ha añadido: «Ella y el príncipe Enrique piden que la comprensión y el respeto se hagan extensivo al señor Markle en esta difícil situación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos