Pipi Estrada: «La indiferencia supone la muerte»

Pipi Estrada con Sergio Puente, en la playa.
Pipi Estrada con Sergio Puente, en la playa. / DANIEL MORA

El periodista gijonés vuelve a casa para jugar una pachanga playera y enseñar su ciudad

JESSICA M. PUGAGijón

Cada vez que llega a Asturias, Pipi Estrada es «feliz». Llegó este miércoles invitado por el presidente del Grupo de Hostelería Costa Verde, Sergio Puente, para jugar un partido playero y mañana enseñará la ciudad que le vio nacer, Gijón, al equipo de canal Fox.

Asturias se ha quedado sin equipo en Primera División.

–Una pena, ¿qué voy a decir yo de mi Sporting...? Es el equipo de mi niñez, donde vi debutar a grandes futbolistas, entre ellos a Enrique Castro ‘Quni’, que es un ídolo para mí como personal y como profesional. Y sí, este año toca jugar en Segunda...

Contra el Oviedo, además.

–Han tenido que bajar los abonos que, evidentemente, es una buena medida. Sé que se ha incrementado su número, precisamente, porque el Real Oviedo está en la misma categoría. Es el gran derbi asturiano, un Sporting-Real Oviedo siempre es algo excepcional.

Hablando de fútbol sale siempre el tema del dinero. Mire lo que le ha pasado a Villar...

–Me he llevado una gran decepción...

­–¿Lo veía venir?

–No. ¿Sabes qué pasa? Que trabajé veintitantos años con José María García, quien siempre le calificaba como el honesto y trabajador Villar, y resulta que esas calificaciones no están tan claras ahora. Vamos a ver cómo termina toda esta historia, en la que también están involucrados el vicepresidente económico de la Real Federación Española de Fútbol, Juan Padrón; y el hijo del propio Villar, del que tengo serias dudas...

¿Conoce a Gorka Villar personalmente?

–Sí, sí... A ‘Gorkita’. Cuando alguien lleva tantos años en un cargo se cree el dueño de él. Creo que Ángel María Villar pensó que era el dueño de la ciudad del fútbol, que era su cortijo y que esos dineros podían ser, en algún momento, también suyos. Ahora tiene que decidir un juez, aunque pinta mal. Pero digo una cosa, desgraciadamente tenemos un país que está recibiendo por todos los lados: se ha suicidado Blesa, que ha sido un hombre todopoderoso, el gran banquero de este país; y cantidad de políticos están entrando en la cárcel por corrupción. Toques donde toques no se salva nadie. ¿Qué país es este? Uno asqueroso.

¿Afectará el ‘Caso Federación’ a ‘La Roja'?

–Afortunadamente, creo que no, que ‘La Roja’, que es la parcela deportiva, va por un camino; y que por otro va su política. Tenemos los mejores jugadores, con mucha calidad y ya demasiadas batallas tras de sí como para que esto les afecte.

¿Qué piensa cuando ha dado el pistoletazo de salida de fiestas de varios pueblos, pero no ha inaugurado las de Gijón?

–Voy a ser claro, conciso y directo. Hace dos años me llamó la alcaldesa para dar el pregón, que era la mayor ilusión de mi vida. Entendí perfectamente que fuera finalmente Abelardo el que lo diera, ya que el Sporting ascendía de categoría. Lo que no me gustó fue que no me llamaran para decirme que me habían cambiado por él; creo que fue un detalle feo por parte del Ayuntamiento, que está haciendo muchas cosas bien en la ciudad, pero que a nivel humano, conmigo, ha fallado. No pasa nada, la vida continúa. Me sigue haciendo mucha ilusión dar el pregón en mi ciudad, es de las cosas que me gustaría poder hacer antes de morir. Quiero decir a la alcaldesa que si me encargara yo, tendría una gran repercusión porque el alma y la fuerza que le pondría iba a tener un altísimo poder de convocatoria.

¿Cómo se ve Asturias desde Madrid?

–Me preocupo bastante por lo que pasa aquí, sobre todo por la economía y las obras. Cuando vengo siempre doy un paseo viendo lo que ha cambiado. Si Asturias crece, yo a nivel humano también lo hago porque aquí nací y me crié.

Metido en tertulias deportivas y del corazón. ¿Es de los que piensa que es mejor que hablen de uno aunque sea para mal?

–Pienso que la indiferencia supone la muerte. Para bien o para mal hablan de mí; los que te quieren te van a querer siempre y los que no... Da igual lo que hagas que no lo harán nunca y esto va también para la alcaldesa de Gijón. Lo más importante es la esencia de la persona, los valores. ¿Qué me ha dado mi ciudad? No heredé de mi padre fincas, ni pisos ni una cuenta corriente extraordinaria; de mi padre, gijonés de pro, heredé valores.

Fotos

Vídeos