Putin arrasa con su calendario

Putin arrasa con su calendario

El presidente ruso se pone machote algunos meses, pero también espiritual y ecologista. Incluso posa con el Papá Noel ruso

RAFAEL M. MAÑUECO

La enorme demanda que este año ha suscitado el almanaque 2018 dedicado al presidente Vladímir Putin ha hecho que su primera edición se agotara en Moscú pocos días después de ponerse a la venta. Lo mismo ha sucedido en el Reino Unido, donde este año el anuario de Putin ha aparecido por primera vez en las papelerías.

Aunque es más bonito que el de 2017, el del año entrante no supera en originalidad al de 2016, que estuvo dedicado al clásico de la cinematografía soviética 'El sol blanco del desierto'. Putin actuaba en el papel del 'guardia rojo' Sújov, no en Asia Central sino en Siria, y el resto de los personajes eran encarnados por el ex presidente estadounidense Barack Obama, el líder checheno Ramzán Kadírov, el dictador sirio Bashar al Assad o el ministro de Exteriores ruso Seguéi Lavrov.

En calendario de 2018 repite la tónica de otros años, mostrando al presidente ruso como un verdadero «héroe», «padre de la nación» y «salvador de la patria». Cada mes presenta a un Putin en diferentes escenarios y actitudes: intrépido y machote, pero también sabio, responsable y espiritual.

En enero -el día 7 se festeja la Navidad Ortodoxa- Putin pone una vela al santo en el Monasterio Yuriev de Novgorod el Grande. El almanaque no obvia las habituales poses del jefe del Kremlin como deportista, jugando al hockey o descendiendo por los caudalosos ríos rusos, como ecologista. Tampoco como anfitrión en su ciudad natal, San Petersburgo, y hasta en compañía del Papá Noel ruso.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos