Una Regalina con dedicatoria

En homenaje al joven Jesús García se lanzaron globos blancos.
En homenaje al joven Jesús García se lanzaron globos blancos.

La tradicional fiesta de Cadavedo recordó a Jesús García, el niño fallecido en un accidente de quad

ANA SOLÍS

Un volador marcó el inicio de la celebración. Era el último domingo del mes y a Cadavedo le tocaba festejar La Regalina. A las once de la mañana comenzaba el desfile desde el barrio de La Rapa. Siete grupos de música tradicional y bandas de gaitas se encargaron de despertar la fiesta tocando por las calles del pueblo, engalanado para la ocasión, ante la mirada de los curiosos que no quisieron perdérsela. Se exhibieron entonces los tres llamativos ramos que más tarde se subastaron entre los presentes.

Cadavedo tenía ganas de celebrar La Regalina y, por eso, no fue raro ver desfilar por el prau a locales y visitantes con trajes regionales. Todos, los que iban vestidos para la ocasión y los que no, tenían el mismo destino: el prau de La Garita, donde, en la ermita de La Regalina y sobre el Cantábrico, comenzó, algo pasadas las doce del mediodía, el pregón. Este año con un motivo especial: el hermanamiento entre la faliel.la valdesana y el pixuetu de Cudillero. Dos poblaciones muy cercanas que quieren acercar sus diálogos, como demostraron ayer presentando el acto oficial a la par. José Manuel Fernández, pregonero de La Regalina, y Cesáreo Marqués, lector del sermón de L'Amuravela, dirigieron al público unos versos, combinando ambas jergas: «¡May, mayina, Regalina! ¿Viste guei quien m'acumpaña?», comenzó Fernández. «Yo en el nombri de Jesús ya la Virgin Soberana», siguió Marqués.

La fiesta quedaba oficialmente inaugurada y, para no perder la costumbre, continuó con la Danza Prima. Unidos en un gran círculo, los participantes se movieron al compás ante la mirada de la Virgen de Riégala, protagonista indiscutible. La celebración pasó después por el Corri-corri, sorprendiendo a los que nunca habían asistido a la folixa. «Lo estamos viviendo con bastante emoción. Vamos a comer y a seguir moviendo el culo», comentó una animada Conchita Fernández, que fue desde Villaviciosa. Lo mismo que Violeta Area, que lo hizo desde Avilés. «Buscamos fiesta, raíces y 'vivir a la asturiana'», manifestó. La fiesta estaba servida y tan solo se detuvo una vez, para rendir un sentido homenaje a Jesús García, el joven de Valdés que falleció en julio en un accidente de quad. Sus amigos se encargaron de recordarle llenando el cielo de globos blancos.

Fotos

Vídeos