La triste historia que se esconde tras de la chica del «Claro que sí, guapi»

La triste historia que se esconde tras de la chica del «Claro que sí, guapi»

La malagueña, de 22 años, tuvo una infancia complicada y tuvo que enfrentarse a infinidad de obstáculos en su carrera profesional

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Pocos conocen a Coral González por su nombre y, sin embargo, pocos en España no reconocen a la joven del «Claro que sí guapi». Esta malagueña de 22 años se dio a conocer en todo el país hace unos meses gracias al anuncio elaborado por el equipo de marketing de Chicfy, la aplicación que sirve para comprar y vender ropa, y cuya pegadiza canción precipitó a la fama.

Más información

El éxito del spot fue tal que incluyo llegaron a fabricarse camisetas con la célebre frase. No era la primera aparición televisiva para la malagueña: debutó con un anuncio cuando solo tenía siete años, y más tarde trabajó con Teresa Rabal. Pero como ella misma reconoce en una entrevista en la revista 'Lecturas' recogida por ABC, tras la participación en el anuncio de Chicfy nadie la llama por su nombre: «Soy la guapi, la claro que sí guapi o la chic chic», confiesa la joven.

Además, reconoció que su infancia no fue fácil debido a la muerte de su padre. «Su ausencia me llevó a refugiarme en la gimnasia», reconoce la joven, que lleva una paloma tatuada en la muñeca en homenaje a él. Coral González también confesó que no ha tenido siempre la misma suerte en los castings que la que tuvo con el de Chicfy, llegando a ser rechazada por su «estatura, pecho o culo»: «Es una pena», se lamenta. No obstante, la bailarina aclara que no se arrepiente de haber participado en el anuncio, y que su madre está muy orgullosa de la fama que ha adquirido.

Fotos

Vídeos