Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 3 septiembre 2014

Sociedad

CRÍTICA DE TV
Enfermera
22.08.07 -
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
TENÍAMOS pocos médico y ahora llegan las enfermeras. Por si no fuesen pocas las series de médicos que inundan las parrillas, ahora acaba de aterrizar en la parrilla de Antena 3 'C.L.A. no somos ángeles'. El título ya define por donde van a ir los tiros: 'C.L.A.' son las iniciales de 'Clínica Los Ángeles', el microcosmos en el que se desarrollan las historias, muy pegadas a la tierra, a la realidad, sin profesionales superhéroes que hagan milagros. Las enfermeras no son ángeles, son personas. La serie se presentó en el 'prime time' de la noche del lunes para trasladarse ya a las tardes diarias, un acomodo más acorde, ya que si las noches están saturadas de médicos y hospitales esta otra franja horaria permanecía hasta ahora a salvo de enfermedades. A diferencias de las series americanas, ésta es muy de andar por casa, aunque la casa sea aquí una clínica en la que se entremezclan dramas, romances y comedia, donde las enfermeras llevan la voz cantante y los médicos desempeñan acciones más secundarias.

A raíz de lo visto en el primer episodio, los guionistas han hecho encajes de bolillos para encajar unas historias en una unidad de espacio-tiempo que, en buena lógica, necesitarían más tiempo para desarrollarse. La mujer que se hace unas pruebas médicas sin que lo sepa su familia se cruza en el hospital con su bebé recién nacido, que ha sido secuestrado y que ha ido a parar allí. Pero a la vez, en ese mismo espacio de tiempo a una anciana la ingresan, le diagnostican un cáncer y se muere, no sin antes llamar a una antigua conocida, y mientras una enfermera deja a su marido para aceptar la invitación de un médico a un hotel de Baviera para arrepentirse después. Son historias que en buena lógica no podrían desarrollarse todas en el mismo tiempo, por lo que los guionistas cuentan con una cierta complicidad del espectador para que se lo crea. Habrá que ver hasta que punto esto va a funcionar en los siguientes episodios. Los guiones, fundamentales en cualquier serie, tienen que ser de hierro, sin fisuras, en una serie como ésta, con tantos personajes y con historias entrecruzadas en un mismo microcosmos, lo que no ha sucedido en su primer episodio. Como se ve, aquí no hay enfermedades de nombres impronunciables, como en 'House', ni profesionales dedicados en cuerpo y alma a su trabajo como en 'Urgencias'. Las enfermeras protagonistas están más por la labor del cotilleo laboral que por la dedicación al paciente. Aunque se desarrolla en una clínica, muy bien podría funcionar en una oficina, entre jefes y secretarias, sin que variase mucho la trama. Cal y arena. Habrá que ver hacia donde va.
Vocento
SarenetRSS