Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Viernes, 25 abril 2014

Local

GIJÓN
Las fiestas privadas de Nochevieja oscilan este fin de año entre los 12 y los 189 euros
El cotillón más barat0 es el del Club de Tenis y la oferta más cara es la cena con alojamiento en un hotel de 4 estrellas

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Las fiestas privadas de Nochevieja oscilan este fin de año entre los 12 y los 189 euros
COTILLÓN. Un grupo de jóvenes se divierte en una macrofiesta de Nochevieja. / J. MARTÍ
Hoteles, llagares, pubs, discotecas, clubes deportivos y el Casino de Asturias compiten este año por tener la mejor oferta de cotillones gijoneses para despedir de forma festiva 2007 y darle la bienvenida del mismo modo al nuevo año. Como siempre, hay para todos los gustos.

Los precios de estas fiestas privadas van de los 12 euros de la entrada más barata, en el Club de Tenis, a los 189 euros que cuesta la cena más cotillón, baile y alojamiento del 'paquete especial' de Nochevieja en un hotel como el Abba Playa, de cuatro estrellas.

Las discotecas y salas de fiestas que este fin de año ofrecen animación nocturna hasta altas horas de la madrugada son El Oasis, El Jardín, El Jardín 2, Go! y El Dragón. Las macrofiestas del Oasis y El Jardín cuestan en taquilla 40 euros y, entre las dos, ponen a la venta más de 5.000 entradas. A priori son los dos cotillones que mayor número de jóvenes y adolescentes arrastrarán. El Dragón apunta hacia un público más adulto con un baile con orquesta cuya entrada cuesta 20 euros y da derecho a una consumición.

Al margen de las discotecas, las dos fiestas con mayor tirón popular se celebrarán en establecimientos hosteleros: el llagar Castiello y el restaurante Bellavista. Ambas tienen agotadas sus entradas desde hace días.

La del Llagar Castiello (antiguo Cortina) es una gran espicha de fin de año que ha vuelto a ser denunciada por la Asociación de Discotecas y Salas de Fiestas de Asturias. Sus organizadores defienden que cuentan con todos los permisos y ofrecen, por 60 euros, «sidra a esgaya», chocolate con churros, espectáculos en vivo y subida y bajada a Castiello en autobús.

Por su parte, el Bellavista, del Grupo Gavia, vuelve a engalanarse en Nochevieja para darle la bienvenida al nuevo año. 120 euros es lo que cuesta la cena más cotillón, seguida de baile con orquesta, para lo que se acotarán los salones de la planta superior. En cambio, en la zona del ambigú y el llagar se habilitará otro espacio festivo amenizado por pinchadiscos. Esa oferta exenta de cena, pero con derecho a barra libre, tiene un precio de 50 euros por entrada.

El Gato Tuerto irrumpe con fuerza este fin de año en las celebraciones privadas de Nochevieja. Con un aforo limitado para 500 personas, este discopub ofrece a sus incondicionales de los viernes y los sábados barra libre con primeras marcas, chocolate con churros para reponer fuerzas y espectáculo con pases de go-gos y drag-queens. La entrada del cotillón es de las más caras, a 65 euros.

Sin salir de la zona más céntrica de Gijón, el pub Millenium y la Sala Acapulco del Casino de Asturias son otras opciones. El primero persigue captar un público objetivo de entre 20 y 25 años y la entrada, con barra libre y sorteo de regalos, cuesta 45 euros. En cambio, la sala de juegos gijonesa orienta su oferta a un público más maduro con una cena con cotillón que sale a 120 euros. Si se prescinde de la cena, la entrada con barra libre son 60 euros. Sea cual sea la alternativa, se impone media etiqueta.

La fiesta del Geographic, en Villamanín, es el segundo cotillón denunciado en Gijón. También intenta crear un ambiente más distinguido con la media etiqueta. Cuesta 60 euros y tiene un aforo máximo para 250 personas.

La sala Albéniz y El Jardín 2, una vez cerrado El Parque del Piles, se convierten en la oferta idónea para aquellos que quieran recibir el 2008 a ritmo de música electrónica.

Hoteles y clubes son las otras alternativas para entrar con buen pie en el nuevo año. En el Abba se servirá la cena de fin de año, seguida de baile, a más de 160 personas. Los hoteles Silken y el Gran Hotel Jovellanos también tienen oferta especial para despedir 2007. En el Palcio de La Llorea el aliciente, al margen de la cena y la fiesta cotillón, es el circuito termal para quienes se alojan en el hotel.

Los clubes deportivos que este fin de año vuelven a hacer un guiño a sus socios para que traigan invitados de fuera son el Tenis y el Club de Regatas. En el primero la indumentaria es libre y en el segundo se exige rigurosa etiqueta.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS