Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Avilés

CUADERNO DE BITÁCORA
Avilés, año de 1908. Aparición de LA VOZ y cambio político
06.01.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Avilés, año de 1908. Aparición de LA VOZ y cambio político
El cambio se empieza a fraguar ya en 1907, con la elección de don José María Pedregal como Diputado por la circunscripción avilesina y la consiguiente derrota de don Julián García San Miguel. Continúa con la controversia que surge con el cambio de trazado de la línea del tren estratégico de la costa, y la supresión de su paso por Avilés, cuestión que no puede solucionar, en su desplazamiento a Madrid para tal menester, el Alcalde don Florentino Alvarez Mesa en noviembre de 1907. Esto provocará que don Florentino no vuelva a ocupar la presidencia de las sesiones plenarias de la Corporación. Será más tarde don José María Pedregal el que de solución al problema del trazado del 'Tren Estratégico' logrando su paso por Avilés, como estaba previsto en el proyecto inicial.

Los hechos sucedieron como sigue: Era un viernes, día 15 de noviembre de 1907 a las diez de la mañana, cuando se reúne en las Consistoriales la Corporación presidida por don Florentino Alvarez Mesa, alcalde de la ciudad. Asisten a la sesión los concejales don José Antonio Guardado, don Juan Alvarez Suárez, don Antonio María Valdés, don Francisco Pérez García, don Carlos Lobo de las Alas, don Rodrigo García de Castro, don David García Somines, don Alfonso Rodríguez del Valle y don José Antonio Sánchez Varela. Faltaron a la sesión don Ramón González López, don José García Alvera, don Timoteo Ordóñez, don Conrado Ovies, don Eladio Muñiz, don Ángel Arias Falcón, don José Suárez López, don Francisco González García y don Francisco Legorburu. Será ésta la última sesión que presida don Florentino. El viernes siguiente, día 22 de Noviembre, a la misma hora, se vuelve a reunir la Corporación y es presidida ya por don Ramón González López, Primer Teniente de Alcalde, en funciones de Alcalde. La razón de esta sustitución está contenida en el acta de la sesión, en palabras del Alcalde en funciones que dice lo siguiente: « . ocupo la Presidencia por delegación del Sr. Alcalde Presidente, Excelentísimo Señor don Florentino Alvarez Mesa, el cual salió anteayer con dirección a la Corte, con el fin de gestionar el asunto referente al Ferrocarril de la Costa, de conformidad y en cumplimiento de la misión que le fue conferida en Asamblea General que tuvo lugar en estas Consistoriales el lunes último ».

A partir de ese momento don Ramón González, Primer Teniente de Alcalde, presidirá las sesiones de la Corporación y actuará como Alcalde en funciones hasta el día 19 de Mayo de 1908. Hay que excepcionar las sesiones comprendidas entre el 10 de Enero de 1908 y 29 de Enero, ambas inclusive, que preside don José García Alvera, Segundo Teniente de Alcalde. El propio don Ramón explica la razón de esta sustitución que queda recogida en el acta de 31 de Enero de 2008, fecha en la que se reincorpora a su labor en el Ayuntamiento, cuando dice que: « en el día de hoy y en virtud de hallarme restablecido de la indisposición que padecía vuelvo a encargarme de la Alcaldía y Presidencia del Excelentísimo Ayuntamiento ».

En 1908 se van a producir los hechos clave del cambio. En Enero se comienza a publicar un nuevo periódico, LA VOZ DE AVILÉS, fundado por don Manuel González Wes, hombre de confianza de don José María Pedregal. Este periódico va a ser el órgano de expresión del nuevo partido. Hay un intento de los 'miguelistas' de ejercer un mayor control de la situación en Avilés de cara a las nuevas elecciones municipales que se avecinan, cuando, como consecuencia de la vacante definitiva por edad y por enfermedad del Secretario municipal, don Cayetano Prada y Valdés Bango, la Corporación, todavía controlada por ellos nombra, el 1 de Mayo, a Horacio Alvarez Mesa y Menéndez como Secretario Municipal. Entre los aspirantes figuraba don Manuel Wes, junto con el elegido y nueve aspirantes más. El intento es vano porque, a esta jugada, contestan los 'pedregalistas' de forma inmediata con un golpe maestro: la proclamación el 19 de Mayo, por decisión real comunicada por el Gobernador Civil de la Provincia, de don Carlos Lobo de las Alas, máximo representante político de la nueva formación en Avilés, como nuevo Alcalde.

Los hechos discurren de la siguiente forma. Son las diez de la mañana del martes 19 de Mayo de 1908, se reúne la Corporación en Pleno. Preside el Primer Teniente de Alcalde don Ramón González López. Se abre la sesión con la lectura y aprobación del acta de la sesión anterior y, tras la lectura de los Boletines Oficiales, el Alcalde en funciones da cuenta de una comunicación del Gobernador Civil de la Provincia participando literalmente lo siguiente: « en el uso de las facultades concedidas por el artículo cuarenta y nueve de la Ley Municipal vigente, su Majestad el Rey ha dispuesto que cese en el cargo de Alcalde Presidente de este Ayuntamiento el Señor don Florentino Álvarez Mesa y Arroyo, teniendo a bien nombrar para el desempeño del referido cargo al Concejal don Carlos Lobo de las Alas ». A continuación ocupa la Presidencia como Alcalde en propiedad del Excelentísimo Ayuntamiento de Avilés, don Carlos Lobo de las Alas, pasando a los bancos el Primer Teniente de Alcalde don Ramón González López.

En Mayo de 1909 se producen elecciones municipales y el triunfo corresponde a la nueva formación política 'pedregalista' ratificando, en el puesto de Alcalde, a don Carlos Lobo de las Alas, que ya ocupaba ese cargo, como anteriormente se ha dicho, desde Mayo de 1908. La nueva Corporación se constituye el 1 de Junio de 1909.

La consecuencia política es que el 14 de Julio se produce la dimisión del Secretario y de todo el equipo jurídico municipal, siendo sustituido por don Manuel González Wes, como Secretario, al frente de un nuevo equipo de la confianza de la nueva Corporación.

Así sucedieron los hechos. Miércoles 14 de Julio de 1909. Son las tres y media de la tarde. Preside la sesión don Carlos Lobo de las Alas. Después de tratar diversos puntos del orden del día el Secretario da lectura a una instancia que literalmente dice:

«Excelentísima Corporación: Por consideraciones y circunstancias que aunque se den por calladas, no se ocultarán al conocimiento de todos los Señores Concejales, a las dos terceras partes o a la mayoría cuando menos, el Secretario, los Oficiales y escribientes de la Secretaría que suscriben, presentan la dimisión de sus respectivos cargos. Esta resolución es un broche, con que la delicadeza personal cierra el libro de nuestras gestiones en el Ayuntamiento. Y si en estos momentos pudiera servir de algo la opinión del Secretario, solicitaría un voto de gracias para los humildes empleados que con él suscriben, entre los cuales hay algunos que cuentan veinte años de servicios. El que ha llegado inmerecidamente a su puesto en circunstancias lamentables solicita exclusivamente mil perdones de la Excelentísima Corporación, por si alguna vez no ha interpretado con claridad la manifestación de sus deseos».

Firman la instancia don Horacio Alvarez Mesa, Secretario. don Alejandro de la Cuesta, Oficial 1º. don Celestino Rodríguez, Oficial 2º. don Juan Pérez Martín, Oficial 3º. don Ovidio Fernández, Oficial 4º interino y don Antonio Prada, escribiente. La Corporación acepta las dimisiones y procede a los siguientes nombramientos: Secretario, don Manuel González Wes. Oficial Primero, don Emilio Paredes Tamargo. Oficial Segundo, don José García Fernández. Temporeros, don Policarpo Sánchez Costales y don Jesús Gutiérrez.

El proceso de cambio político iniciado en 1907 y consolidado con el nombramiento del nuevo Alcalde en 1908, con este acto en 1909, quedaba consumado.

Así sucedió y así se lo cuento a ustedes.





Nota.- Todos lo hechos expuestos, extraídos de las actas municipales, vienen a corregir los erróneos datos que, en algunas publicaciones, sitúan el año de 1910 como aquel en que se produce el cese de don Florentino Alvarez Mesa como Alcalde y el punto álgido de la crisis y el cambio político en nuestra ciudad.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS