Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Más Actualidad

OPINIÓN ARTICULOS
La cruz del pico Castiello
21.02.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
CON motivo del año Santo de la Cruz, la catedral prepara una exposición dedicada a las cruces de las montañas de Asturias, con fotografías y paneles informativos que se inauguraría en el otoño y que ocuparía el claustro. Este sería uno de los proyectos enmarcados en la celebración de los doce años de la Cruz de los Ángeles y de los once de la Cruz de la Victoria, que este año se conmemora en Oviedo.

La iniciativa de preparar una exposición a las cruces de las montañas de Asturias, el de Ángel Pandavenes considera que el aniversario de las cruces que se veneran en la Cámara Santa es una buena ocasión para poner de relieve la devoción en los santuarios o lugares de culto como la cumbre de Pienzu, coronada por una cruz de dieciséis metros de altura; la de Priena de Cangas de Onís; el Sagrado Corazón, en el monte Naranco, la del pico Castiello, en Siero y, por supuesto, Covadonga.

La cruz del pico Castiello fue plantada en las primeras semanas de setiembre de 1904, hubo en la parroquia unas misiones de los padres capuchinos de León, para las parroquias de Vega de Poja, Collado, Pola de Siero, Santa Eulalia de Vigil y Aramil, pero se celebraron en Marcenado por ser la más céntrica. Los frailes en su estancia de nueve días fueron ocasión de espectaculares fastos que sirvieron para el despertar religioso. La omnipresente influencia de los misioneros lo convertían todo en fenómeno de masas, hubo una procesión nocturna con antorchas a la que concurrieron en pleno todas las parroquias, y el padre Santibañes amo de la casa, cargó sobre sus hombros una pesada cruz de madera de cuatro metros de altura toda cubierta de zin y realizó el largo trayecto desde la iglesia hasta la cima del monte pico Castiello, de 437 metros donde la dejó plantada. Nadie pensó entonces que se convirtiera en uno de los eventos más significativos de religiosidad popular. Pronto la noticia se difundió atrayendo al lugar los domingos y días festivos a fieles que recorrían a pie varios kilómetros para la oración del rosario en la cima del monte a los pies de la cruz.

Destruida durante la Guerra Civil, su reposición hacía tiempo que la perseguía y se llevó a cabo en 1978 y fue, sin duda alguna, uno de los acontecimientos de mayor proyección humana en la vida de este pueblo en los últimos años.

Hoy en Marcenado se tiene un tanto olvidada esta cruz del pico Castiello y cuando se olvida todo se oscurece y todo se confunde, la exposición que prepara la catedral es una oportunidad única de aprovechar este evento compartiendo espacio entre esos lugares de culto de la región, favorecería su divulgación que de otro modo nunca llegaría al conocimiento de todos.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS