Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Local

GIJÓN
Cigarrillos menguantes
Cinco vecinos dejan de fumar y dos están en fase tras siete sesiones basadas en una reducción del consumo, mediciones del monóxido y actividades alternativas
14.03.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Cigarrillos menguantes
LAVIADA. El enfermero Nacho Alonso (izquierda) comprueba cómo una vecina usa el cooxímetro para medir el monóxido de carbono. / PIÑA
Algunos echan de menos el de después del desayuno; otros, el que acompaña a la copa de vino, y hay quien añora todos y cada uno de los cigarros del día. Nadie dijo que dejarlo fuera fácil. «No es sólo por la dependencia física, sino también por las situaciones que relacionamos con la acción de fumar como salir de copas, tomar un café o ir al fútbol. Además, existe una dependencia gestual. El fumador está acostumbrado a tener algo en la mano continuamente, a jugar con la cajetilla, con el encendedor... Si todo dependiera de la nicotina bastaría con los parches».

Son palabras de Nacho Alonso, enfermero del centro de salud de La Calzada que ha dirigido el programa 'Dejar de fumar' en la Asociación de Vecinos de Laviada. La carrera de resistencia comenzó el pasado 31 de enero y aunque ayer tuvo lugar la última sesión, los participantes saben que la cosa no acaba ahí. A partir de este momento se las tendrán que arreglar solos, aunque gracias a Nacho ahora cuentan con estrategias.

Los asistentes al curso ya saben cuáles son las situaciones de riesgo y cómo hay que evitarlas. «Intentamos no frecuentar sitios que nos provoquen, como por ejemplo los bares», explica Florencio Martín, presidente de la asociación vecinal. «No se trata de cambiar radicalmente las vidas de las personas, pero sobre todo al principio es importante disociar el tabaco de las situaciones habituales en las que lo consumimos».

Combatir 'el mono'

«En realidad, los cigarros que me llenaban de verdad eran tres», confiesa José González, uno de los participantes del programa. «La mayoría de las veces cuando estás a la mitad ya no te saben a nada, pero lo fumas por el ansia». Y es que cuando el síndrome de abstinencia ataca «sientes de todo», resume Florencio. «De repente tienes frío, calor, te pones a sudar... Lo mejor que puedes hacer es salir a caminar por El Muro, que además por ahí no hay estancos».

Nacho Alonso ratifica la teoría. La actividad es el mejor remedio contra 'el mono'. «En lugar de quedarnos de sobremesa -una situación de alto riesgo, como la denomina Alonso- tenemos que imbuirnos en alguna actividad inmediatamente. Cualquier cosa vale: recoger platos, fregar la cocina o salir a pasear».

Pero, además, existen alimentos que nos pueden ayudar a dejar de fumar. Esther López, quien además de ser enfermera en Cabueñes forma parte de la junta directiva de la Asociación de Vecinos de Laviada, explicó que las frutas y los vegetales pueden ayudar a que les repela el tabaco. «Ya lo dice el refrán: una manzana cada mañana aparta al médico de la cama», aseguró. Sin embargo, Guillermo Rúa comentó que él come muchas manzanas y siempre fumó como un carretero.

«Cada persona es distinta: unos prefieren dejarlo progresivamente mientras a otros les va mejor hacerlo de golpe. Nosotros les enseñamos mil maneras de conseguir su propósito y luego cada uno escoge la que más se adapta a ellos», explica Nacho Alonso.

¿Prueba superada?

De los diez participantes que se inscribieron en el programa, cinco ya han dejado de fumar y dos están a punto de conseguirlo. Una persona ha reducido bastante la cantidad y dos abandonaron el programa. «La terapia de grupo ayuda mucho. Para los demás resulta estimulante el hecho de que un compañero lo haya logrado», comenta Alonso. «Aunque buscar el momento adecuado para dejar de fumar es más importante. No es conveniente lanzarse en periodos de estrés, como por ejemplo en exámenes. Algunas personas empiezan en año nuevo, otras cuando tienen hijos», señala. La cuestión es proponérselo.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS