Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Martes, 29 julio 2014

Oriente

Oriente
Rosas rojas y tallo con espinas
Más de 500 personas se acercaron a Llanes a los actos religiosos en honor a Santa Rita
23.05.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
Rosas rojas y tallo con espinas
PROCESIÓN. Cientos de personas muestran su devoción. / G. F. B.
La Basílica de Llanes se volvió a llenar ayer de fieles para celebrar el día grande de Santa Rita. Más de 500 personas abarrotaban las tres naves del templo y a continuación participaban en una procesión por las calles de Babilonia y Mayor. Una buena parte de los peregrinos, casi todos mujeres, procedían Cantabria, de donde llegaron dos autobuses desde Torrelavega.

La función religiosa fue oficiada por el párroco de Llanes, Luis Díaz, y contó con el acompañamiento del Coro Parroquial. El cura puso de manifiesto la fe que en Llanes despierta la advocación de Santa Rita, «una mujer que supo transmitir los valores de misericordia, sencillez y limpieza de corazón». Incluso, aseguró que se trata de una devoción que «cada año va en aumento».

Todas las personas que formaban parte de la procesión llevaban en sus manos sencillos ramos de rosas rojas, unidas al tallo verde repleto de espinas. Y es que según los presentes esa es la mejor forma de expresar los sentimientos por Santa Rita: «Amor y sufrimiento».

El cortejo de fieles salió a la calle encabezado por un valioso estandarte y seguidamente aparecía la imagen de la santa, sobre robustas andas, trasladadas por los vecinos Raúl Herrero, Álvaro Ruisánchez, Ricardo González y Fernando de la Fuente. De regreso al templo, y con la efigie situada en un lateral del altar mayor, los entusiastas se acercaban con sus ramilletes para efectuar el ofrecimiento floral. Y hasta formaron una larga cola para besar lo que se considera una reliquia de la venerada mujer italiana, nacida en la localidad de Casia a finales del siglo XIV.

Al término de los actos, casi todos los presentes tenían alguna historia milagrosa que contar de su relación con Santa Rita. «Mientras siga viva vendré todos los años a Llanes», afirmaba María del Carmen Rodríguez, vecina del barrio torrelaveguense de Torres, quien no tenía inconveniente en asegurar que «Santa Rita salvó la vida de mi hijo Fernando, tras haber sufrido un complicado accidente de tráfico». Ana Cuesta, natural de Torrelavega con ascendencia llanisca en el pueblo de Tresgrandas, manifestaba que lleva acudiendo a Llanes desde 1970, fecha en la que sufrió una grave enfermedad «de la que salí adelante gracias a Santa Rita».

Tal parecía que los cántabros eran mayoría ayer en la villa llanisca y un elevado número de visitantes reconocía que llevaban «más de 40 años viniendo a Llanes» en esta fecha.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS